Mi bebé no quiere comer nada

Si eres madre de seguro te enfrentarás a esta situación tarde o temprano con tu bebé, pero tranquila, aqui te damos los puntos básicos al respecto cuando los bebés no quieren comer

Mi bebé no come nada

Esta frase es algo bastante frecuente en la consulta de pediatría, mayormente en niños cercanos a los 12 meses de edad, las madres entran diciendo que su hijo lleva días sin comer “nada”, entonces uno voltea a ver al bebé y este luce sonriente y radiante

De entrada resulta poco probable que un bebé pase días sin comer, la mayoría de las veces sucede más bien que el niño no come los alimentos ni las cantidades que la madre espera que coma, o bien está tomando mucha leche (que también es alimento) no dejando espacio para la comida que la madre espera que coma

Conforme el bebé se está acercando a los 12 meses muchos padres notaran que su bebé ya no come como antes, disminuye las cantidades y variedad de alimentos que antes comía bien. Esto sucede porque en los primeros meses el bebé crece y gana peso rápidamente, un bebé los primeros meses puede ganar perfectamente hasta un kilo de peso en 1 mes, pero a partir de los 12 meses su peso tiende a estancarse, entre los 12 a 24 meses de edad solo ganará 2 kilos aproximadamente.

Notarás que tu bebe tiene días en los que come muy poco y días en los que comerá bien, lo que hay que ver es que su actividad física y energía se mantengan constantes aun en los días que comió muy poco.

👶Cuida los alimentos que pones a su alcance, el cuerpo del bebé solo busca calorías y energía sin importarle mucho de donde las obtenga, un pedazo de chocolate o una galleta le podrían brindar la misma energía que una porción de verduras ¿tu cual crees que él prefiera comer?, busca que los alimentos que consuma sean nutritivos y de calidad

👶Cuida la cantidad de leche que ingiere, han llegado bebés al consultorio mayores de un año tomando 8 biberones de 8 onzas al día, lo que equivale a casi 2 litros de leche (1,920 ml) al día y aun así se pretende que coma alimentos, después de los 12 meses entre 3 a 4 biberones en 24 horas son más que suficientes mientras reciba una alimentación adecuada

👶Cuida que las porciones que come tu bebé sean adecuadas, no esperes que coma las mismas porciones que un adulto, a partir de los 12 meses trata de integrar a tu bebe en la comida familiar, mismos horarios, mismos alimentos en lo posible, a sus porciones y a sus picados

👶Es muy importante llevar el control con tu pediatra para vigilar su curva de crecimiento y ver que este aumentando el peso y talla adecuadamente

👶Recuerda que la alimentación debe satisfacer las necesidades del bebé y no las expectativas de los padres o familiares, paciencia, mucha paciencia

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Mi niño no come nada

Constantemente  las madres acuden a consulta argumentando “Mi niño no comenada”, uno voltea a ver al niño y la mayoría de las veces si es un niño bebé de brazos se podrá ver una cara regordeta  y sonrosada, o si es un niño que ya camina se podrá observar un niño que parece bala, que va de arriba a abajo del consultorio.

Entonces viene la pregunta ¿Cómo es posible que si no come “nada” luzca tan regordete o tenga tanta energía?, uno vuelve a preguntar ¿Segura que no come “Nada”? y la madre repite con toda seguridad “NADA doctor”

mi niño no come

¿Qué tanto es Nada?

Primero tendríamos que definir ¿qué es para la madre o la abuela en algunos casos, no comer “nada”? porque he visto niños que pesan 18 kilos cuando el peso esperado para su edad era de 12 kg, y la mamá y la abuela afirmaban que no comía nada, entonces yo no entendía por qué tenía 6 kg de mas.  Cuando se interrogaron los hábitos alimenticios en este bebé mayor de un año resulta que se bebía unos 8 biberones de 8 oz al día, casi 2 litros de leche, y todavía pretendían que el pobre niño tuviera espacio y apetito para la comida. Entonces no es que el niño no comiera nada, claro que comía y bastante, “comía” pura leche pero ese era su alimento que por cierto lo mantenía con sobrepeso.

Después de escuchar tantas veces el argumento “mi niño no come nada” en la consulta podríamos decir que para las mamás la palabra “nada” podría ser sustituida por no come “lo que yo quiero que coma”, no come “la cantidad que yo quiero que coma”, no come “la cantidad que comía antes”,  no come “lo que no le gusta”, no come nada “solo X alimento”, no come nada “solo toma leche”, etc., etc.

Cabe señalar que las necesidades calóricas y alimenticias van cambiando en las diferentes edades pediátricas, así un bebé en los primeros meses de vida donde puede subir hasta un kilo de peso cada mes puede llegar a consumir más calorías que un bebé de 12 meses donde su crecimiento y ganancia de peso se estaciona un poco de manera natural,  lo mismo sucede  alrededor de los 3 a 5 años.

Por lo tanto un niño a los 12 meses o a los 3 años que disminuye naturalmente su curva de crecimiento, de igual manera va disminuir su necesidad calórica y por consecuente su ingesta de alimentos, así puede que con apenas una pequeña porción de alimento tenga la energía suficiente para andar activo todo el día y  mantener su curva de crecimiento en la normalidad.

La naturaleza es sabia, aunque a veces pensemos que nosotros los humanos podemos ser más sabios que la misma naturaleza por ejemplo al intentar alimentar a nuestros bebés con leche de vaca en lugar de leche humana al seno materno. Entonces un bebé que no sabe ni le importa cuento pesa o mide, tiene pocas preocupaciones o ninguna que le quiten el hambre, conoce pocos sabores, si come poco o simplemente no quiere comer un alimento determinado lo más seguro es porque su organismo no lo necesita o porque ya ha consumido las calorías que necesita para estar bien.

 ¿Y por qué come poco?

Hay muchas situaciones que puede llevar a un niño a tener una ingesta disminuida de alimentos, pero hasta el momento no he conocido a ningún niño ni a ninguna persona que no coma “nada” y sobre todo como lo refieren las madres donde al menos lo refieren de 2 a 4 semanas o más, ya que eso es incompatible con la vida.

Lo más frecuente es que estos niños estén alrededor de  la edad de los 12 meses, o entre los 3 a los 5 años y por lo tanto sea una causa natural por la que su apetito disminuye coincidentemente con la disminución en la velocidad con que crecen y ganan peso, esto lógicamente se resuelve al sobrepasar estas edades donde la curva de crecimiento se vuelve a disparar y por lo tanto las necesidades calóricas vuelven a aumentar.

Los bebés y niños buscan instintivamente una fuente de energía, alimentos que les proporciones calorías para llevar a cabo las funciones básicas de su organismo y secundariamente tener un desarrollo y crecimiento adecuado, va a depender de nosotros que alimentos pongamos a su disposición.

Es frecuente escuchar en consulta “doctor es que el niño solo me quiere comer huevo (por ejemplo), no come otra cosa”, y uno le dice a la madre que su niño solo come huevo porque ella solo le da huevo, la madre inmediatamente responde “no doctor, también le ofrezco verduras y nada, frutas y otros alimentos y no los quiere, entonces tengo que hacerle su huevo para que coma, porque como va a andar con su estomaguito vacío”, Por supuesto que el niño como cualquier persona si le dan a elegir va a escoger lo que más le gusta, entonces su hijo ya aprendió que si no se come las verduras o la comida que no le gusta, posteriormente le van a dar algo que si le gusta, es como si llegáramos a un restaurant a la carta, vamos a elegir lo que más nos gusta de él.

Es natural que cuando los niños están enfermos y sobre todo cursan con fiebre se les vaya el apetito, pero normalmente tendrían que aceptar adecuadamente los líquidos, por lo que hay insistir con su alimentación preparando los alimentos que más les gusten aunque no necesariamente sean los más nutritivos ya que esto será temporal, y ofrecer mayor cantidad de líquidos en su dieta.

No es adecuado hacer comparación entre niños, frecuentemente las madres los comparan con los niños de su salón, o con el del vecino, “es que fíjese doctor que tiene unos compañeritos que están bien grandotes y yo veo muy flaquito a mi hijo a lado de ellos” o “es que tiene un primito que come muy bien, se acaba todo”. Recordemos que actualmente México ocupa el primer lugar en obesidad infantil, si nuestro hijo tiene un peso y talla normal a  lado delos niños con sobre-peso podrá lucir delgado, pero nuestro hijo está bien, los que están mal son los demás. La única comparación valida será la del pediatra para ver en que percentila está o para ver si está dentro de la curva normal de crecimiento, aun así, si la mamá mide 1.50 mts y pesa 45 kg y el papá mide 1.60 mts y pesa 54 kg no esperemos que ese niño vaya a ser muy grande.

Los  estimulantes del apetito: este tipo de medicamentos pocas veces  tiene una indicación médica, estarían reservados para aquellos niños con pobre apetito pero que tienen un peso y talla baja, es decir un grado de desnutrición, el tomar un estimulante del apetito no quiere decir que un niño ya vaya a comer frutas, verduras y carnes, la otra vez acudió a consulta una señora con su niño de 2 años que estaba sobrepasado unos 4 kilos de su peso, que su hijo no comía nada, pero se bebía casi 1.5 lts de leche al día, solicitaba un estimulante del apetito para que su hijo comiera, le explique que su hijo no necesitaba un estimulante del apetito, lo único que íbamos a lograr con el estimulante del apetito era que en lugar de beber 1.5 litros de leche al día iba a aumentar a 2 litros de leche al día y seguir acumulando kilos de sopbre-peso.

 

Puntos claves:

  • Los niños deben comer para satisfacer su apetito y necesidades, no para satisfacer las expectativas de los padres
  • Ofrece a tu hijo alimentos saludables.
  • Vigila que la cantidad de leche que ingiere no sea demasiada para su edad
  • No sustituyas los alimentos por los que más le gustan, si no pronto  su dieta constará de un solo alimento
  • Nunca lo obligues a comer. Puedes insistirle un poco pero nunca obligarlo
  • Haga de la hora de la comida un momento placentero para él y toda la familia
  • Acude  regularmente con tu pediatra para ver que lleve una curva de crecimiento adecuada
  • Tu hijo puede comer poco, pero así sea que coma una galleta al día con esa galleta él juega, corre, ríe, hace travesuras, etc., etc. no te preocupes, tu hijo está bien.
  • Si además que no come tu hijo luce pálido, ha perdido peso, esta ojeroso, no juega, no corre, no ríe, cuidado tu hijo puede estar enfermo y debes acudir con tu pediatra.
Compartir
  • 7
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    7
    Shares