Prevenga las infecciones durante el embarazo

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

embarazada estetoscopio

Algunas medidas sencillas pueden ayudar a mantener a su bebé a salvo No siempre va a saber si usted tiene una infección, a veces ni siquiera se sentirá enferma. Lea estos consejos que pueden ayudarle a prevenir infecciones.

Estos 10 consejos pueden ayudarle a prevenir infecciones peligrosas para su bebé en gestación. No siempre puede saber si tiene una infección y, en ocasiones, ni siquiera se sentirá mal. Si cree que tiene una infección o que tiene riesgo de contraer una, consulte con su médico.

1. Lávese las manos a menudo con agua y jabón, especialmente…

  • Después de ir al baño.
  • Cuando toque carne cruda, huevos crudos o verduras sin lavar.
  • Antes de preparar alimentos o comer.
  • Después de hacer labores de jardinería o tocar la tierra o el suelo.
  • Después de tocar mascotas.
  • Después de estar cerca de gente enferma.
  • Si le cae saliva en las manos.
  • Si ha cuidado a niños o jugado con ellos.
  • Después de cambiar pañales.

Si no hay agua ni jabón, puede limpiarse las manos con un gel limpiador para manos a base de alcohol. Más información sobre el lavado de manos.

2. Evite compartir cubiertos, vasos o comida con niños pequeños.

Lávese las manos a menudo cuando esté en contacto con niños. Su saliva y orina pueden contener virus. Estos virus probablemente no sean dañinos para ellos, pero pueden ser peligrosos para usted y el bebé que está por nacer. Más información sobre el citomegalovirus (CMV).

3. Cocine la carne hasta que esté bien cocida.

La carne no debe quedar roja y los jugos deben ser claros. No coma perros calientes o carnes frías empacadas a menos que los caliente hasta que les salga vapor.  Estas carnes poco cocidas y procesadas pueden contener bacterias dañinas. Más información sobre la listeria.

4. Evite consumir leche sin pasteurizar (cruda) y sus derivados.

No coma quesos blandos, como feta y brie, ni queso fresco, a menos que las etiquetas digan que son pasteurizados. Los productos no pasteurizados pueden contener bacterias dañinas. Más información sobre la listeria.

5. No toque ni cambie la arena sucia de las cajas para gatos.

Pídale a alguien que lo haga. Si usted tiene que cambiarla, asegúrese de usar guantes y lavarse las manos después. La arena para gatos sucia puede tener parásitos nocivos. Más información sobre la toxoplasmosis.

6. Manténgase alejada de los roedores, ya sean mascotas o silvestres, y de sus excrementos.

Llame a un exterminador profesional para eliminar estas plagas dentro y fuera de su casa. Si su mascota es un roedor, como un hámster o un conejillo de indias o cobaya, pídale a otra persona que lo cuide hasta después de que nazca el bebé. Algunos roedores pueden portar virus dañinos.Más información sobre el virus de la coriomeningitis linfocítica (LCMV).

7. Hágase pruebas de enfermedades de transmisión sexual (ETS), como el VIH y la hepatitis B, y protéjase de ellas.

Algunas personas pueden tener VIH, hepatitis B o alguna otra ETS y no sentirse enfermas. Es importante saber si tiene alguna de estas enfermedades. Si es así, consulte a su médico para reducir la posibilidad de que la enfermedad afecte a su bebé. Más información sobre las ETS.

8. Hable con su médico sobre las vacunas.

Algunas están recomendadas para antes del embarazo, otras durante el embarazo o después de que nazca el bebé. Haberse aplicado las vacunas adecuadas en el momento oportuno puede ayudarla a mantenerse sana y evitar que su bebé se enferme gravemente o tenga problemas de salud para toda la vida. Más información sobre las vacunas.

9.  Evite estar cerca de personas que tengan infecciones.

Manténgase alejada de personas que tengan infecciones como la varicela o la rubéola, si usted todavía no ha tenido estas enfermedades o no se vacunó antes del embarazo.
Más información sobre la varicela.

10. Consulte con su médico sobre el estreptococo del grupo B.

Aproximadamente 1 de cada 4 mujeres tiene este tipo de bacteria, pero no se siente enferma. Una prueba sencilla hacia el final del embarazo, tomando una muestra con un hisopo, detectará si usted tiene estas bacterias. Si tiene estreptococos del grupo B, consulte con su médico sobre cómo proteger a su bebé durante el parto. Más información sobre los estreptococos del grupo B.

Esta no es una guía completa para un embarazo saludable. Pídale a su médico más información sobre cómo preparar los alimentos de manera adecuada, el uso de repelentes contra insectos cuando esté al aire libre, la toma de medicamentos y otros temas importantes.

Cuál leche es la mejor para mi bebé?

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

No existe mejor leche para un bebé que la leche de su madre, la leche humana. Hoy en día las madres inventan mil  pretextos para no amamantar a sus bebés, que si no le sale leche, que no lo llena, que el bebé no quiere el pecho, etc. todos ellos falsos, la naturaleza es sabia, aunque el humano se crea más sabio que la naturaleza al tratar de alimentar a su crías con leche de vaca, la cual es la ideal para el intestino de un becerro pero no para un bebé.

Son muy pocas las indicaciones médicas por las cuales una madre no puede amamantar a su bebé, ninguna madre debería tener ninguna excusa para no alimentar con seno materno a su bebé, aun la madre moderna que trabaja, si se lo propone puede amamantar a su bebé y puede extraer su leche para que sea alimentado con ella cuando no está presente.

Si aun así crees que la leche de una vaca va  alimentar y nutrir mejor a tu bebé que tu propia leche puedo decirte que la mayoría de las formulas son muy parecidas, debe ser una formula especial para bebés, usualmente las dividen en 2 etapas, la 1 para los 0 a 6 meses y la 2 para los 6 a 12 meses, hay veces hay que probar con varias fórmulas para encontrar cual le sienta mejor.

Mi bebé tiene mocos

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

mocosbebemocosbebeA la mayoría de los bebés recién nacidos  se les escuchará su nariz obstruida o tendrán algunos estornudos, lo cual no significa que estén resfriados. Todos los humanos incluyendo los bebés estamos produciendo constantemente mocos y secreciones, la diferencia es que los bebés no saben todavía cómo manejar sus secreciones y el moco en su nariz tiende a acumularse por lo que se escuchará obstruido, congestionado o mormado.

Si el moco es abundante y esta interfiriendo con su alimentación o le dificulta respirar lo mejor es realizar aseos nasales,   hay algunos productos en farmacia como el STERIMAR BEBÉ o NASALUB INFANTIL que les llaman “Agua de mar” que es finalmente agua con sal, o bien en casa con unas gotitas Solución o Suero fisiológico, o de té de Manzanilla sin endulzar y a temperatura ambiente, poner 1 a 2 gotitas en cada fosa nasal desobstruirá la mayoría de las veces la naricita de los bebés. en caso necesario y si el moco es muy abundante hay que aspirar con gentileza con una perilla de hule.

Puedo dar agua o té a mi bebé?

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La respuesta es NO. Los bebés no necesitan nada más en su organismo que no sea leche y obviamente esta debe ser leche humana, no leche de vaca dado que no son becerros, no necesitan ni agua (aunque haga mucho calor), ni tés o infusiones, ni jugos, ni atoles, ni nada que no sea leche al menos hasta la edad de 6 meses, ellos obtienen todo lo que necesitan de la leche como proteínas, grasas, carbohidratos,  incluyendo el agua. incluso algunos tés pueden ser perjudiciales para ellos como lo es el té de “Anís Estrella” utilizado para los cólicos del lactante, el cual puede paralizar su intestino y ocasionar neurotoxicidad con crisis convulsivas.

Si crees que tu bebé necesita algún té  por ejemplo de Manzanilla para los cólicos y solo toma seno materno entonces mejor bébelo tú, todas sus propiedades pasarán a través de tu leche a su pancita. Si tu bebé toma formula (leche de vaca) puedes sustituir  el agua con la que preparas su fórmula por el té que vayas a dar, pero nunca des el té solo (mucho cuidado con los tés que ofrezcas)

La lactancia materna beneficia el sistema inmune de su bebé

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La leche materna proporciona casi todas las proteínas, el azúcar y la grasa que su bebé necesita para estar saludable, y también contiene muchas sustancias que benefician al sistema inmune de su bebé, incluyendo los anticuerpos, factores inmunitarios, las enzimas y las células blancas de la sangre. Estas sustancias protegen al bebé contra una amplia variedad de enfermedades e infecciones, no sólo mientras se está amamantando, también mucho tiempo después de haber sido destetado. La fórmula no puede ofrecer esta protección.

Si le da un resfriado durante la lactancia, por ejemplo, es probable que pase los gérmenes del resfriado  a su bebé, pero los anticuerpos que su cuerpo produce para combatir ese resfriado también se transmite a través de la leche. Estos anticuerpos ayudarán a su bebé combatir a los gérmenes del resfriado con rapidez y eficacia y, posiblemente, evitar el desarrollo del resfriado por completo.

Esta defensa contra las enfermedades que tienen los bebés amamantados disminuye significativamente las probabilidades de sufrir de infecciones de oído, vómitos, diarrea, neumonía, infecciones del tracto urinario, o ciertos tipos de meningitis. Los bebés menores de 1 año de edad quienes reciben lactancia materna exclusiva al menos los primeros cuatro meses, por ejemplo, son menos propensos a ser hospitalizados por una infección del tracto respiratorio inferior, tales como el crup,  bronquiolitis o  neumonía, comparados con los que se alimentan con formulas.

Todos los humanos tienen un gran número de bacterias que normalmente viven en sus intestinos. Algunas de las bacterias desempeñan funciones saludables, y algunos pueden causar enfermedades como la diarrea. La leche materna estimula el crecimiento de las bacterias sanas en el tracto intestinal de los bebés amamantados. Esto se logra mediante la promoción de un ambiente saludable en general y, en parte, a través de sustancias llamadas prebióticos, que se encuentran en la leche humana. Dado que la leche materna estimula el crecimiento de estos “amigos” de cepas de bacterias, otras bacterias como la E. coli, que tienen más probabilidades de causar enfermedad, se inhibe su crecimiento, multiplicación y fijación a la pared del intestino, donde  puede causar la infección. Se ha comprobado que niños alimentados con fórmula tienen tasas mucho más altas de enfermedades diarreicas que pueden requerir visitas al médico o a veces al hospital para recibir líquidos por vía intravenosa.
Lactancia materna y las alergias

La lactancia materna es recomendable por muchas razones. Con respecto a la prevención de alergias, existe alguna evidencia de que la lactancia materna protege a los bebés nacidos a las familias con un historial de alergias, en comparación con aquellos bebés que son alimentados con fórmula a base de leche de una vaca estándar o una fórmula de soya. En estas familias “en riesgo”, los bebés amamantados por lo general tenían un menor riesgo de alergia a la leche, la dermatitis atópica y asma a edades tempranas, si es que fueron exclusivamente amamantados durante al menos cuatro meses. Se presume que los componentes inmunológicos de la leche materna protegen contra esas enfermedades alérgicas. A pesar de los beneficios a largo plazo de la lactancia materna sobre las alergias sigue sin estar claro y los estudios no han evaluado cuidadosamente el impacto en las familias sin antecedentes de alergia, la lactancia materna exclusiva se recomienda como la alimentación de elección para todos los niños.
Otras Enfermedades

La transferencia de los anticuerpos de la leche humana y otras sustancias inmunológicas también pueden explicar por qué los niños que se amamantan durante más de seis meses son menos propensos a desarrollar leucemia y  linfomas comparados con los que reciben leche de fórmula. Además, los estudios han demostrado una reducción del 36% (algunos estudios muestran que esta reducción puede ser tan alta como 50%) en el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante en los bebés que se alimentan con seno materno en comparación con los que no. Investigaciones recientes indican incluso que los niños amamantados tienen menos probabilidades de ser obesos en la adolescencia y la adultez. También son menos vulnerables a desarrollar diabetes tipo 1 y tipo 2.

Circuncisión ¿Debemos realizar la circuncisión a nuestro hijo?

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Al nacer los niños tienen la piel que cubre la punta del pene, llamada prepucio. La circuncisión extirpa quirúrgicamente el prepucio, dejando al descubierto la punta del pene. La circuncisión se realiza generalmente por un médico en los primeros días de vida. El  bebé debe estar sano y saludable para practicar la circuncisión de forma segura.

Los estudios científicos demuestran algunos de los beneficios médicos de la circuncisión. Sin embargo, estos beneficios no son suficientes para que la Academia Americana de Pediatría (AAP) recomiende que todos los bebés varones circuncidados.

Debido a que la circuncisión no es esencial para la salud del niño, los padres deben elegir lo mejor para su hijo valorando  los beneficios y riesgos. La circuncisión puede ser más riesgosa si se hace tardíamente después del nacimiento, por lo que los padres deben decidir antes o poco después de que su hijo haya nacido si se quieren que se haga.

Hay una variedad de razones por las cuales los padres eligen la circuncisión.

Beneficios médicos, incluyendo:

  • Hay un riesgo ligeramente menor de infecciones del tracto urinario (ITU). Un bebé varón circuncidado tiene alrededor de un 1 en 1.000 oportunidades de desarrollar una infección urinaria en el primer año de vida, un bebé varón no circuncidado tiene alrededor de un 1 en 100 oportunidades de desarrollar una infección urinaria en el primer año de vida.
  • Un menor riesgo de contraer cáncer del pene. Sin embargo, este tipo de cáncer es muy raro en los varones.
  • Hay un riesgo ligeramente menor de contraer infecciones de transmisión sexual (ITS), incluido el VIH, el virus que causa el SIDA.
  • Prevención de las infecciones del prepucio.
  • Prevención de fimosis, una condición en hombres no circuncidados que hace imposible la retracción del prepucio.
  • Facilita la higiene genital.

 

Razones sociales.

  • Muchos padres optan por haberlo hecho porque “todos los demás hombres en la familia” lo habían hecho o porque no quieren que sus hijos se sienten “diferentes”.

Razones religiosas o culturales.

  • Algunos grupos como los seguidores de la religión judía e islámica, practican la circuncisión por razones religiosas y culturales.

Indicaciones para circuncisión:

No existe una indicación médica para realizar la circuncisión en el periodo neonatal

Prepucio redundante: Ocasionalmente el niño es portador de un exceso de piel y mucosa que pende flacidamente, que mantiene la humedad predisponiendo a la infección local y urinaria, prepucio redundante que es necesario resecar

Parafimosis: La retracción del prepucio detrás del glande con estenosis y estrangulación constituye la parafímosis que es indicación de procedimiento quirúrgico

Balanopostitis: La inflamación del prepucio con eritema, dolor y expresión de pus, constituye la balano postitis, y también indica la operación

Fimosis puntiforme: Por tal se entiende un orificio prepucial diminuto que obstaculiza la libre emisión de la orina, pudiendo crear un “efecto dique”. Esto se observa al inflarse la piel del prepucio en forma de un pequeño globo durante la micción.

Deficiencia de Hierro, Directrices de la Academia Americana de Pediatria

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La deficiencia de hierro es uno de los problemas más comunes entre los niños, pero con frecuencia no se detecta, y tiene implicaciones a largo plazo para la Salud y el Desarrollo de la Infancia y la conducta. La Academia Americana de Pediatría (AAP) establece las directrices para aumentar la ingesta de hierro en bebés y niños, y para mejorar los métodos de detección.

En la actualidad, por lo general los niños tienen un chequeo de hemoglobina entre 9 y 12 meses de edad, y de nuevo entre los 15 y 18 meses de edad. Pero la prueba no es perfecta, y pasa por alto muchos niños con deficiencia de hierro o anemia por deficiencia de hierro. Además, los niños que están debidamente identificados con la deficiencia de hierro no reciben un seguimiento en sus pruebas y tratamiento.
Ahora se sabe más sobre los efectos irreversibles a  largo plazo que puede tener la deficiencia de hierro en el desarrollo cognitivo de los niños y de comportamiento.

La deficiencia de hierro se ha reducido debido a la introducción de las fórmulas y alimentos fortificados con hierro para lactantes se introdujeron en la década de 1970, pero los estudios han encontrado que un 4% de los niños de 6 meses de edad y el 12% de 12 meses tienen deficiencia de hierro. Entre los niños de 1 a 3 años, la deficiencia de hierro ocurre en un 6.6% a 15.2%, depende de la etnia y el estatus socio-económico. Los recién nacidos prematuros, los bebés exclusivamente con leche materna, y los bebés en riesgo de discapacidades del desarrollo están en mayor riesgo.

Con la suplementación con hierro a todos los niños se podría reducir la deficiencia de hierro, pero este programa no tiene una adecuada difusión en la comunidad médica. No existe una  prueba aislada  represente adecuadamente el estado del hierro de un niño. En un informe, la AAP recomienda cuatro protocolos para la detección de la deficiencia de hierro y la anemia por deficiencia de hierro, incluyendo varias combinaciones de pruebas y protocolos de seguimiento.

El reporte también expone las recomendaciones para prevenir la deficiencia de hierro a través de la dieta. “Lo ideal sería prevenir la deficiencia de hierro y la anemia por deficiencia de hierro con una dieta y alimentos ricos en hierro”

Alimentar a los niños con carne, mariscos, legumbres y frutas ricas en hierro y verduras, así como cereales enriquecidos con hierro y frutas ricas en vitamina C, lo que ayuda a la absorción de hierro, puede ayudar a prevenir la deficiencia de hierro”

La AAP recomienda cantidades variables de hierro de acuerdo a la edad del niño:

• Los recién nacidos a término y sanos tienen suficiente hierro durante los primeros 4 meses de vida. Debido a que la leche materna humana contiene muy poco hierro, los bebés que consumen solo leche materna deberán ser complementados con hierro via oral a dosis de 1 miligramo por kilogramo de peso por día (1 mg/kg/dia) a partir de los  4 meses hasta que se introducen alimentos ricos en hierro complementarios (como cereal fortificado con hierro)

• Los bebés alimentados con fórmula con hierro reciben adecuadas cantidades de hierro. No debe ser la leche entera antes de 12 meses.

• Los lactantes de 6 a 12 meses necesitan 11 mg de hierro al día. Cuando los bebés reciben alimentos complementarios  la carne roja y verduras con alto contenido de hierro deben ser introducidas tempranamente. Suplementos de hierro líquido pueden ser utilizados si las necesidades de hierro no se alcanzan con la formula y alimentos complementarios.

• Los niños pequeños de 1 a 3 años necesitan 7 mg / día de hierro. Lo mejor es que provengan de los alimentos, como carnes rojas, vegetales ricos en hierro, y las frutas con vitamina C que mejoran la absorción del hierro. Los suplementos líquidos y masticables multivitamínicos También pueden ser utilizados.

Todos los recién nacidos prematuros deben recibir al menos 2 mg/kg de hierro por día hasta los 12 meses, esta cantidad de hierro se encuentra en las fórmulas enriquecidas con hierro. Los recién nacidos prematuros alimentados con leche materna deberán recibir un suplemento de hierro de 2 mg/kg/día a partir del mes de edad, y esto debe ser continuado hasta que el bebé inicie con fórmula fortificada con hierro o alimentos complementarios que suministren  la dosis de 2 mg/kg o de hierro.

A manera de ejemplo expongo 2 soluciones con Hierro ampliamente utilizadas en México:

FERRANINA solución gotas (Complejo polimaltosado férrico). Frasco gotero con 20 ml.

Donde cada gota contiene aproximadamente 2.5 mg de Hierro elemental, así por ejemplo si un bebé pesa 5 kg necesitará 10 mg de Hierro como suplemento es decir 4 gotas por día.

No confundir lo anterior cuando existe una deficiencia de hierro donde la dosis aumenta a 4 a 6 mg/kg/día de Hierro asi este mismo paciente de 5kg necesitaría 12 gotas aproximadamente.

FER-IN-SOL gotas (Sulfato ferroso) frasco gotero 15 ml.

En este caso 1 gotero=0.6 ml=20 gotas=15 mg de Hierro, así cada gota tendrá un aproximado de 0.75 mg de Hierro elemental, si un bebé pesa 5 kg, la dosis suplementaria deberá ser 14 gotas

 

De su fuente original en Inglés: http://www.healthychildren.org/English/news/pages/AAP-Offers-Guidance-to-Boost-Iron-Levels-in-Children.aspx

Síndrome de Muerte Súbita del Lactante. Recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El síndrome de muerte súbita del lactante(SMSL) se define como la muerte repentina e inesperada de un niño menor de un año aparentemente sano. También se le conoce como «síndrome de muerte súbita infantil», «muerte en cuna» o «muerte blanca». Generalmente se encuentra muerto al bebé después de haberlo puesto a dormir, no mostrando signos de haber sufrido.

Las siguientes son recomendaciones para su prevención:

  • Coloque a su bebé siempre a dormir sobre su espalda
  • Coloque a su bebé en una cuna de seguridad aprobada con un colchón firme y una sábana ajustada.
  • Nunca ponga al bebé a dormir en una silla, un sofá, cama de agua, cojín, o almohada.
  • El lugar más seguro para su bebé a dormir en la habitación donde duerme, pero no en su cama.
  • Coloque la cuna o el moisés cerca de la cama (al alcance de un brazo) para que la lactancia sea más fácil y esto le ayudará a vigilar a su bebé.
  • Mantas, si se utiliza para tapar a su bebé No debe llegar más arriba del pecho. Trate de usar ropa de dormir en lugar de una manta para evitar el riesgo de sobrecalentamiento.
  • Mantenga las almohadas, colchas, edredones y muñecos de peluche fuera de la cuna de su bebé, todo esto puede cubrir la cara de su bebé y asfixiarlo incluso si esta boca arriba.

 

Otras maneras de reducir el riesgo

  • No deje que su bebé se caliente demasiado durante el sueño. Use ropa de dormir ligera. Mantenga la habitación a una temperatura que sea cómoda para un adulto.
  • No fume durante el embarazo. Además, no permita que se fume cerca del bebé. Los bebés tienen un mayor riesgo de Muerte Súbita del Lactante si están expuestos al humo de cigarrillo. Una de las cosas más importantes que los padres y cuidadores que fuman puede hacer por su propia salud y la salud de sus hijos es dejar de fumar.
  • Los chupones pueden ayudar a reducir el riesgo de Síndrome de Muerte Súbita del Lactante. Sin embargo, si su bebé no lo quiere o si se sale de su boca, no lo fuerce. Si usted está amamantando a su bebé, espere al menos a que cumpla 1 mes antes de dar un chupón.
  • Evite los productos que pretenden evitar el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante. Ninguno de ellos ha demostrado reducir el riesgo de muerte súbita y muchos de ellos no han siquiera mostrado ser seguros.
  • Los Monitores para el hogar también debe ser evitados. Si bien pueden ser útiles para los bebés con problemas cardíacos o respiratorios, no se ha encontrado que reduzcan el riesgo de muerte súbita del lactante.
  • Dele a su bebé de “tiempo boca abajo” cuando está despierto. Esto ayudará a fortalecer los músculos del cuello
  • Compartir esta información con cualquier persona que cuida de su bebé, incluyendo niñeras, abuelos y otros cuidadores.

Fuente original en idioma Inglés

Puedes observar todas estas recomendaciones en el siguiente video: