Circuncisión ¿Debemos realizar la circuncisión a nuestro hijo?

¿Qué es la circuncisión?

Al nacer los niños tienen la piel que cubre la punta del pene, llamada prepucio. La circuncisión extirpa quirúrgicamente el prepucio, dejando al descubierto la punta del pene. 

Los estudios científicos demuestran algunos de los beneficios médicos de la circuncisión. Sin embargo, estos beneficios no son suficientes para que la Academia Americana de Pediatría (AAP) recomiende que todos los bebés varones circuncidados.

Debido a que la circuncisión no es esencial para la salud del niño, los padres deben elegir lo mejor para su hijo valorando los beneficios y riesgos.

La circuncisión puede ser más riesgosa si se hace tardíamente después del nacimiento, por lo que los padres deben decidir antes o poco después de que su hijo haya nacido si se quieren que se haga.

Hay una variedad de razones por las cuales los padres eligen la circuncisión.

Beneficios médicos de la circuncisión

  • Hay un riesgo ligeramente menor de infecciones del tracto urinario (ITU). Un bebé varón circuncidado tiene alrededor de un 1 en 1.000 oportunidades de desarrollar una infección urinaria en el primer año de vida, un bebé varón no circuncidado tiene alrededor de un 1 en 100 oportunidades de desarrollar una infección urinaria en el primer año de vida.
  • Un menor riesgo de contraer cáncer del pene. Sin embargo, este tipo de cáncer es muy raro en los varones.
  • Hay un riesgo ligeramente menor de contraer infecciones de transmisión sexual (ITS), incluido el VIH, el virus que causa el SIDA.
  • Prevención de las infecciones del prepucio.
  • Prevención de fimosis, una condición en hombres no circuncidados que hace imposible la retracción del prepucio.
  • Facilita la higiene genital.

Razones sociales para la circuncisión

  • Muchos padres optan por haberlo hecho porque “todos los demás hombres en la familia” lo habían hecho o porque no quieren que sus hijos se sienten “diferentes”.

Razones religiosas o culturales para la circuncisión

  • Algunos grupos como los seguidores de la religión judía e islámica, practican la circuncisión por razones religiosas y culturales.

Indicaciones médicas para la circuncisión

No existe una indicación médica para realizar la circuncisión en el periodo neonatal

Para el resto de las edades pediatricas más alla del periodo neonatal existen las siguientes indicaciones médicas

Prepucio redundante: Ocasionalmente el niño es portador de un exceso de piel y mucosa que pende flacidamente, que mantiene la humedad predisponiendo a la infección local y urinaria, prepucio redundante que es necesario resecar

Parafimosis: La retracción del prepucio detrás del glande con estenosis y estrangulación constituye la parafímosis que es indicación de procedimiento quirúrgico

Balanopostitis: La inflamación del prepucio con eritema, dolor y expresión de pus, constituye la balano postitis, y también indica la operación

Fimosis puntiforme: Por tal se entiende un orificio prepucial diminuto que obstaculiza la libre emisión de la orina, pudiendo crear un “efecto dique”. Esto se observa al inflarse la piel del prepucio en forma de un pequeño globo durante la micción.

Las Redes Soaciales y los Niños, algunos beneficios, otras preocupaciones

Los pediatras estan añadiendo otra pregunta  a su lista de preguntas para las visitas con los pacientes en edad escolar y adolescentes: ¿Estás en Facebook? Reconociendo la importancia cada vez mayor de todo tipo de redes sociales en las vidas de sus pacientes jóvenes, los pediatras a menudo escuchamos de los padres que están preocupados por la participación de sus hijos con las redes sociales.

Para ayudar a enfrentar los muchos efectos, tanto positivos como negativos, que las  redes sociales tienen sobre los jóvenes y sus familias, la Academia Americana de Pediatría (AAP) ha emitido un nuevo informe clínico, “El Impacto del uso de las redes sociales  en niños, adolescentes y familias “en la edición de abril de Pediatrics. El informe ofrece antecedentes sobre las últimas investigaciones en esta área, y recomendaciones sobre cómo los pediatras, los padres y los jóvenes pueden navegar con éxito este nuevo modo de comunicación.

“Para algunos adolescentes y preadolescentes, los medios de comunicación social es la principal forma en que interactúan socialmente, en vez de en el centro comercial o la casa de un amigo,” dijo Gwenn O’Keeffe, MD, FAAP, co-autor del informe clínico. “Una gran parte del desarrollo social y emocional de esta generación que está ocurriendo al mismo tiempo en Internet y en teléfonos celulares. Los padres necesitan entender estas tecnologías para que puedan relacionarse con el mundo de sus hijos en línea – y se sientan comodos en ese mundo ”

De acuerdo con un sondeo a partir de agosto de 2009, el 22 por ciento de los adolescentes se conectan a  su red social favorita más de 10 veces al día, y más de la mitad de los adolescentesse conecta a una red social más de una vez al día. Setenta y cinco por ciento de los adolescentes tienen su propio teléfono móvil, y 25 por ciento lon utiliza para redes socialesl, el 54 por ciento para enviar mensajes de texto, y 24 por ciento para la mensajería instantánea.

Las nuevas directrices de la AAP incluyen recomendaciones para los pediatras para ayudar a las familias a navegar el panorama de las redes socialesl, incluyendo:

Recomendaciones para las redes sociales en los niños

* Informar a los padres a hablar con los niños, niñas y adolescentes sobre su uso en línea y las cuestiones específicas que los niños en línea de hoy se enfrentan, tales como el acoso cibernético, “sexting”, y la dificultad de la gestión de su tiempo.

* Informar a los padres a trabajar en su participación en sus casas al mantenerse mejor informados  acerca de las muchas tecnologías que sus hijos están usando.

* Hable con las familias la necesidad de un plan familiar del uso de internet, con un énfasis en la ciudadanía y el comportamiento saludable.

* Hable con los padres la importancia de supervisar las actividades en línea a través de la participación activa y la comunicación, no sólo a través de software de monitoreo.

El informe de la AAP describe los efectos positivos de las redes soaciales. La participación en las redes sociales  y las comunidades en línea pueden mejorar la comunicación, facilitar la interacción social y contribuir al desarrollo de habilidades técnicas. Estos pueden ayudar a los preadolescentes y adolescentes descubrir oportunidades de participar en la comunidad como voluntarios, y pueden ayudar a los jóvenes a formar su sentido de identidad. Estas herramientas también pueden ser complementos útiles para (y en algunos casos sustituyendo a)  los métodos de aprendizaje tradicionales en el aula.

Pero debido a que los preadolescentes y los adolescentes tienen una capacidad limitada para la auto-regulación y son susceptibles a la presión de los compañeros, están en cierto riesgo, conforme  participan y experimentan con las redes sociales, según el informe. Pueden encontrarse en  sitios y  situaciones que no son apropiados para la edad, y la investigación sugiere que el contenido de algunos sitios de redes soaciales pueden influir en los jóvenes a participar en comportamientos riesgosos, ademas de  proporcionar espacios para el acoso cibernético y “sexting”, entre otros peligros.

“Algunos jóvenes encuentran el señuelo de las redes sociales difícil de resistir, lo cual puede interferir con la tarea, el sueño y la actividad física”, dijo el doctor O’Keeffe. “Los padres necesitan entender cómo su hijo está usando las redes sociales para que puedan establecer los límites adecuados.”

Los padres también deben educar a sus hijos acerca de las maneras en que las redes sociales  pueden capturar información personal sobre los usuarios, el Dr. O’Keefe, dijo. Los jóvenes pueden dañar su reputación y la seguridad mediante la publicación de información personal e inapropiada. E información sobre los sitios que visita puede ser capturada y utilizada para mandarle publicidad.

El informe incluye un enlace a consejos para padres, “Hablando con los niños y adolescentes sobre Medios de Comunicación Social y Sexting”.

Nota del Editor: La AAP ofrece recursos adicionales sobre la seguridad en línea para niños y adolescentes, incluyendo su seguridad en Internet del sitio en http://safetynet.aap.org y www.healthychildren.org.

La Academia Americana de Pediatría es una organización de 60,000 pediatras de cuidado primario, subespecialistas pediátricos y especialistas quirúrgicos de pediatría dedicados a la salud, la seguridad y el bienestar de los infantes, niños, adolescentes y adultos jóvenes.

Fuente original en la AAP

Por cierto no se olviden seguirnos por:

Mi Hijo tiene Fiebre

¿Qué es la fiebre?

termometro

Fiebre

La fiebre, también como “temperatura” o “calentura”, es un aumento en la temperatura corporal por encima de lo que se considera normal

No existe una temperatura específica para decir cuando un paciente tiene fiebre, en general se puede considerar  la temperatura normal entre 36°C y 38°C, y a la fiebre como temperatura axilar >38°C, oral >38.3°C y rectal 38.5°C.

Aunque el aumento de la temperatura generalmente preocupa mucho a los padres, la fiebre la mayoría de las veces no suele ser indicio de algo grave., la fiebre en sí no es perjudicial y, de hecho, puede llegar a  ser buena; con frecuencia es la forma que tiene el cuerpo de combatir algunas infecciones. Sin embargo, la fiebre alta puede hacer que su hijo se sienta molesto, además de agravar problemas como la deshidratación. En ocasiones en niños entre 5 meses y 5  años la fiebre puede hacer que el niño convulsione, en general estas convulsiones desaparecen al desaparecer la fiebre.

 

¿Por qué se produce la fiebre?

La fiebre se produce cuando el “termostato” interno del cuerpo aumenta la temperatura corporal por encima de su nivel normal. Este termostato se encuentra en la parte del cerebro denominada hipotálamo. El hipotálamo sabe qué temperatura debe tener el cuerpo y envía mensajes al cuerpo para mantenerla así.

Los investigadores creen que el aumento de la temperatura es la forma que tiene el cuerpo de combatir los gérmenes que causan infecciones y de hacer que el cuerpo sea un lugar menos agradable para ellos.

 

¿Cuáles son las causas de la fiebre?

Si bien las infecciones son la causa más común de fiebre en los niños, no son la única causa.

Tanto las infecciones virales como las bacterianas pueden producir fiebre, menos común algunas infecciones parasitarias y por hongos.

Otras causas de fiebre menos frecuentes como enfermedades como cáncer, artritis reumatoide juvenil, Lupus, vasculitis, medicamentos como los antibióticos.

 

¿Cómo tomar la temperatura de mi hijo?

Si su hijo es menor de 3 meses, usted obtendrá datos más precisos si mide la temperatura rectal con un termómetro digital. Los termómetros electrónicos de oído no son recomendables para bebés menores de 3 meses porque sus conductos auditivos suelen ser demasiado pequeños.

Si su hijo tiene entre 3 meses y 4 años, usted puede utilizar un termómetro digital para medir la temperatura rectal o un termómetro electrónico de oído para medir la temperatura en el interior del conducto auditivo. También podría utilizar un termómetro digital para medir la temperatura axilar, aunque este método es menos preciso.

Si su hijo tiene más de 4 años, usted puede utilizar un termómetro digital para medir la temperatura oral si su hijo coopera. Puede  usar el método timpánico (con un termómetro electrónico de oído) o el método axilar (con un termómetro digital).

 

¿Qué hago si mi niño tiene fiebre?

El manejo inicial sintomático, mientras se establece la causa y se instaura un tratamiento específico. Este manejo sintomático debe incluir la aplicación de medios físicos como los baños de agua tibia.

 

  • Bañe a su hijo con una esponja para que se sienta más cómodo y para ayudar a que le baje la fiebre. Utilice sólo agua tibia; el agua fría puede causar escalofríos, lo que suele aumentar la temperatura corporal. Nunca use alcohol (puede producir una intoxicación cuando la piel lo absorbe) o bolsas de hielo/baños fríos (pueden causar escalofríos, que aumentan la temperatura corporal).
  • Vista a su hijo con ropa ligera y cúbralo con una sábana o una manta liviana. El exceso de ropa y abrigo puede evitar que el calor corporal se libere y provocar un aumento de temperatura.
  • Asegúrese de que la temperatura de la habitación de su hijo sea placentera: ni muy caliente ni muy fría.
  • Dé a su hijo mucho líquido para evitar la deshidratación; la fiebre provoca una rápida pérdida de líquidos. El agua, la sopa, las paletas heladas y la gelatina de sabores son buenas opciones. Evite las bebidas con cafeína, incluidos las gaseosas y el té, porque pueden aumentar la producción de orina.

 

El que un paciente tenga fiebre no quiere decir que deba recibir antibióticos.

Es costumbre de algunos padres e incluso de muchos médicos  el empleo de antibióticos, como si los antibióticos fueran para bajar la fiebre. Frecuentemente esto sólo contribuye a enmascarar signos y síntomas importantes, a modificar resultados de laboratorio que de otra manera serían diagnósticos y en no pocos casos a complicar el cuadro inicial por sobreinfección bacteriana o por hongos.

Puede administrar medicamentos para bajar la fiebre como paracetamol o nimesulid de preferencia siempre bajo la recomendación de su pediatra para administrar la dosis correcta.

 

¿Como saber si mi niño tiene algo grave?

La mayoría de las veces la fiebre en los niños sobre todo en menores de 5 años son secundarias a infecciones virales que en general son benignas, sin embargo habrá que vigilar algunos datos de alarma que pueden indicar gravedad y habrá que acudir inmediatamente a su servicio de salud mas cercano si su niño presenta alguno de los siguientes datos.

• Niños menores de 3 meses

• El niño luce mal, enfermo y decaído

• Se encuentra irritable, llora en demasía y no es consolable

• Decaimiento intenso, somnoliento, cuesta trabajo mantenerlo despierto, luce desorientado o desconectado sin interactuar o sin responder a estímulos

• Rechaza el alimento

• Dificultad para respirar, tiene respiraciones muy rápidas y profundas

• Tiene movimientos anormales o convulsiones

• Datos de sangrado a cualquier nivel, orina, nariz, encías

• Fiebre de mas de tres días que en lugar de mejorar empeora