Puedo amamantar a mi bebé si estoy tomando antibióticos?

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La respuesta es SI, es frecuente que algunos médicos indiquen la suspensión de la lactancia materna a las madres por la ingesta de  antibióticos, la realidad es que en general son pocos los medicamentos que contraindican la lactancia, la mayoría de los antibióticos no la contraindican.

Prácticamente no hay antibióticos que contraindiquen la lactancia materna, ni siquiera aquellos contraindicados en niños menores de 8 años como las tetraciclinas, que aunque se excretan en la leche materna no se detectan en la sangre del niño por formar quelatos inabsorbibles  con el calcio láctico.

Los antibióticos mas utilizados para infecciones de garganta, de orina, sinusitis, otitis, etc, es decir infecciones comunes no contraindican la lactancia materna, la mayoria de los medicamentos que la contraindican son antivirales utilizados por ejemplo para el tratamiento de infección por VIH  como Abacavir, Enfuvirtide, Emitricitabina, Estavudina, etc. y algunos antiparasitarios o antiprotozooarios como Amodiaquina, Dihidroemetina, Fumagilina, Nitazoxanida, etc.

Se excretan los antibióticos en la leche materna?

Si, son excretados en mínimas cantidades y algunos pueden llegar a tener efectos adversos, pero  el beneficio de la lactancia materna supera por mucho cualquier riesgo que pueda correr el bebé al recibir leche materna con un mínimo contenido de antibiótico.

Si tienes una duda especifica con algún antibiótico u otro medicamento y la lactancia consúltalo en la siguiente  página e-lactancia

lectura recomendada: Uso de antibióticos y lactancia materna. Asociación Española de Pediatria

Hernia umbilical. Fajar o vendar el abdomen del bebé?

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Esta práctica es bastante común,  la mayoría lo hace para evitar que su ombligo “se le salte” o lo que es lo mismo que desarrolle hernia umbilical, lo cual es totalmente erróneo, el bebé que desarrolla hernia umbilical la desarrollará con y sin venda o faja. La faja solo puede ocasionarle molestias y daño a tu bebé y no le traerá en absoluto ningún beneficio, solo lo mantiene molesto, no le permite alimentarse correctamente, puede dañar su piel e incluso favorecer una infección del muñón umbilical (ombligo).  Algunas madres no conformes con colocar una venda o faja bien apretadas, además colocan una moneda o una canica sobre el ombligo lo que de igual manera carece de utilidad y beneficio.

La mayoría de las hernias umbilicales en los bebés desaparecerán  para el año de edad, solo en caso de hernias de gran tamaño que no cerrarán  solas es necesario la cirugía.

Una hernia umbilical es un defecto u orificio en la pared abdominal por el cual protruyen una porción de los  intestinos de tu bebe, verás que esta aumenta al hacer fuerza como lo hace durante el llanto, y debe poder reducirse o volver los intestinos de tu bebé por ese mismo orificio al relajarse  y hacer una ligera presión con los dedos, podrás sentir debajo de la piel que recubre el ombligo de tu bebé como “truenan” burbujitas de aire contenidas en su intestino.hernia umbilical

El riesgo de una hernia umbilical y de lo que deberás estar muy pendiente es que no presente una hernia estrangulada o encarcelada, es decir que la porción de intestino que sale por ese orificio ya no le es posible regresar por el mismo orificio y queda apretado, esa porción de intestino va quedando sin riesgo sanguíneo, verías a tu bebé que tiene un llanto intenso ya que esto es muy doloroso, y un cambio de coloración en la piel del ombligo con un tono que se va tornando violáceo, algo parecido a lo que sucede si  pones una cinta apretada alrededor de tu dedo por algunos minutos.

Mi niño tiene pie plano

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

pie planoEl pie plano es algo habitual en los bebés y niños, sobre todo en aquellos menores de 4 años, la falta de formación de este arco plantar  en los niños está dada por la laxitud de los ligamentos y una almohadilla de grasa presente en la planta del pie, conforme crecen los músculos y ligamentos del pie se van fortaleciendo y la grasa va despareciendo por lo que en la mayoría de los casos el pie plano resolverá solo para la edad de 4 años.

Si tu niño tiene pie plano y se  queja de dolor en sus pies  (aun antes de los 4 años) , visita al especialista en ortopedia, puede indicar el uso de plantillas para disminuir las molestias.

Trata que tu niño use zapatos cómodos, flexibles, evita el sobrepeso,  déjalo caminar descalzo.

Control del Niño sano

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Muchos padres llevan a sus hijos al médico solo cuando están enfermos. Sin embargo, también existe la posibilidad de controlarlos cuando están sanos, independientemente de las consultas a las que acude cuando esta enfermo.

La niñez es una época de crecimiento y cambios rápidos. Los controles pediátricos de niños deben hacerse mas frecuentes cuando el desarrollo del niño es más rápido.

Cada consulta incluye un examen físico completo, en el cual se evalúa el crecimiento y desarrollo y ayuda a reconocer tempranamente cualquier problema. Se registran y se analizan el peso, la estatura y otra información importante. Asimismo, la audición, la visión y otros exámenes serán parte de algunas consultas o controles.

Las consultas o controles del niño sano son también momentos claves para la comunicación. Espere recibir información sobre el desarrollo normal, necesidades nutricionales, sueño, enfermedades infecciosas  y otros temas importantes para los padres.

Sáquele el mayor provecho a estas consultas llevando consigo por escrito las preguntas y preocupaciones más importantes.

Se presta atención especial a si el niño está cumpliendo con las pautas del crecimiento y desarrollo normal. La estatura, el peso y el perímetro cefálico se registran. Usted también puede llevar sus propias tablas de la estatura y el peso de su hijo. Pregúntele al médico sobre la curva del índice de masa corporal (IMC), que es la herramienta más importante para identificar y prevenir la obesidad.

El primer control se hace cuando el bebé nace. Se checa que no tenga malformaciones ni enfermedades, se le aplica su primera vacuna y se comienza con la estimulación de la lactancia materna. A los 7 días vuelve a controlarse. Además del peso y la talla, se revisa que no existan malformaciones congénitas ni problemas oculares, auditivos o cardíacos. Con los datos de su peso y talla al mes comienza a tomar forma su curva de crecimiento. Con ella se puede determinar si el niño crece en forma normal.

El control sano se efectúa con distinta periodicidad dependiendo de la edad del niño. Los primeros 6 meses los controles se realizan  idealmente cada mes porque el riesgo de enfermedad es mayor, después cada 2 meses hasta cumplir el año de edad, posteriormente cada 3 meses hasta los 2 años de edad, a partir de los 2 años y hasta los 18 debe consultar una vez por año.

Por supuesto, se debe consultar al Pediatra cuando su hijo parece sentirse enfermo o cuando los padres tienen alguna preocupación acerca de la salud o desarrollo de su hijo.

La salud de su Familia no tiene precio, lleve a su hijo a control del niño sano, mas vale prevenir que curar.

Recomendaciones sobre Alergias en los Niños

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los siguientes consejos son de la Academia Americana de Pediatría (AAP).

CUANDO SOSPECHAR DE UNA ALERGIA

He aquí algunas pistas comunes que podrían hacer sospechar que su hijo puede tener una alergia:

Síntomas repetitivos o crónicos parecidos al resfriado que duran más de una semana o dos, o se desarrollan en las mismas fechas todos los años. Estos pueden incluir secreción nasal, congestión nasal, estornudos, malestar en garganta y los ojos llorosos.

Tos recurrente, sibilancias, dificultad para respirar y otros síntomas respiratorios pueden ser un signo de asma. La tos puede ser un síntoma aislado, los síntomas que aumentan durante la noche o con el ejercicio son sospechosas de asma.

Erupciones cutáneas recurrentes rojizas, con comezón, secas a veces con escamas en los pliegues de los codos y/o rodillas, o en la parte posterior del cuello, glúteos, muñecas o los tobillos.

Los síntomas que ocurren varias veces después de comer un alimento determinado que pueden incluir ronchas, hinchazón, náuseas, tos o sibilancias vómitos o dolor abdominal importante.

Picazón o sensación de hormigueo en los oídos la boca, la garganta y/o durante ciertas épocas del año o después de comer ciertos alimentos.

Alérgenos comunes en la casa

Los ácaros del polvo (ácaros del polvo son microscópicos y se encuentran en la ropa de cama, muebles tapizados y alfombras, así como en otros lugares)

Alérgenos con pelo animal (perros, gatos, cobayos, hamsters, conejos, etc)

Alérgenos de plagas (cucarachas, ratones, ratas)

Polen (árboles, pastos, malezas)

Mohos y hongos (incluyendo mohos demasiado pequeños para ser vistos a simple vista)

Alimentos (leche de vaca, huevos, cacahuetes, nueces, soya, trigo, pescado y mariscos)

CÓMO MANEJAR SÍNTOMAS DE ALERGIA NASAL

Los Síntomas de alergia nasal pueden ser causados por una variedad de alérgenos ambientales como los ácaros del polvo, animales domésticos y plagas, así como alérgenos exteriores como el polen. Hongos que se pueden encontrar en el interior y al aire libre también pueden desencadenar síntomas de alergia nasal.

Las pruebas de alergia se deben realizar para determinar a cuál de estos alérgenos ambientales su hijo es alérgico.

Un paso importante en la gestión de los síntomas de alergia es evitar los alérgenos que desencadenan los síntomas.Si su hijo es alérgico a las mascotas, el adquirir mascotas para su familia no se recomienda. Si su hijo tiene síntomas de alergia y es alérgico a una mascota que vive con su familia, la única manera de tener un impacto significativo en la exposición de su hijo a alérgenos de las mascotas es encontrarle un nuevo hogar a la mascota.

Si su hijo es alérgico a las plagas puede ser necesaria exterminación profesional, sellar los agujeros y grietas que si
ven como puntos de entrada de plagas, almacenar de los alimentos en recipientes de plástico con tapa y una meticulosa limpieza de los restos de los alimentos puede ayudar a eliminar las plagas y reducir los niveles de alérgenos.

Los ácaros del polvo se congregan donde se retiene la humedad y comida para ellos (escamas de piel humana). Son especialmente numerosos en las camas, muebles tapizados y alfombras. Mobiliario, como colchones y almohadas deben estar cubiertos con material a prueba de alérgenos, que están disponibles a través de catálogos y tiendas especializadas. Lave ropa de cama cada 1 ó 2 semanas en agua caliente. (La temperatura mínima para matar los ácaros es de 55°C)

Si su hijo es alérgico a los alérgenos de exterior, que puede ser útil para el uso de aire acondicionado cuando sea posible. Ducharse o bañarse al final del día para eliminar los alérgenos de la superficie del cuerpo y el cabello también puede ser útil. Para los pacientes con alergia al polen y heno, permanecer en interiores cuando el pasto es cortado y evitar jugar en el campo de hierba alta puede ser útil. Los niños con alergias al moho deben evitar jugar en los montones de hojas secas en el otoño.

MEDICAMENTOS PARA EL CONTROL DE SÍNTOMAS

El tratamiento del niño alérgico debe comenzar con su pediatra, quien puede remitirlo a un especialista en alergia pediátrica para las evaluaciones y tratamientos adicionales.

Antihistamínicos – se pueden administrar por vía oral y pueden ayudar a aliviar la picazón y ojos llorosos, secreción nasal y estornudos, así como picazón en la piel y urticaria. Algunos de ellos pueden causar somnolencia.

Los corticosteroides nasales – Muy eficaz para el control de los síntomas de alergia y son ampliamente utilizados para detener los síntomas crónicos. Seguro para su uso en niños durante largos períodos de tiempo. Se debe utilizar diariamente.

La inmunoterapia o vacunas de alergia, pueden ser recomendadas para reducir los síntomas de alergia. Las vacunas antialérgicas sólo se prescriben en pacientes con alergia confirmada. Si el evitar el alérgeno y los medicamentos no tienen éxito, las vacunas para el polen, los ácaros del polvo, caspa de gato y perro pueden ayudar a disminuir la necesidad de medicación diaria.

Desencadenantes comunes del asma:

ALERGIAS (moho, el polen, los ácaros del polvo, las cucarachas, los animales especialmente los gatos, perros y ratones)
HUMO DE TABACO
INFECCIONES (infecciones respiratorias virales, los resfriados, infecciones de los senos)
CONTAMINACIÓN DEL AIRE EXTERIOR
CONTAMINACIÓN DEL AIRE INTERIOR (aerosoles, humo de la cocina, los olores, el humo: el cigarrillo / tabaco, leña, estufas de leña)
EJERCICIO

La lactancia materna beneficia el sistema inmune de su bebé

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La leche materna proporciona casi todas las proteínas, el azúcar y la grasa que su bebé necesita para estar saludable, y también contiene muchas sustancias que benefician al sistema inmune de su bebé, incluyendo los anticuerpos, factores inmunitarios, las enzimas y las células blancas de la sangre. Estas sustancias protegen al bebé contra una amplia variedad de enfermedades e infecciones, no sólo mientras se está amamantando, también mucho tiempo después de haber sido destetado. La fórmula no puede ofrecer esta protección.

Si le da un resfriado durante la lactancia, por ejemplo, es probable que pase los gérmenes del resfriado  a su bebé, pero los anticuerpos que su cuerpo produce para combatir ese resfriado también se transmite a través de la leche. Estos anticuerpos ayudarán a su bebé combatir a los gérmenes del resfriado con rapidez y eficacia y, posiblemente, evitar el desarrollo del resfriado por completo.

Esta defensa contra las enfermedades que tienen los bebés amamantados disminuye significativamente las probabilidades de sufrir de infecciones de oído, vómitos, diarrea, neumonía, infecciones del tracto urinario, o ciertos tipos de meningitis. Los bebés menores de 1 año de edad quienes reciben lactancia materna exclusiva al menos los primeros cuatro meses, por ejemplo, son menos propensos a ser hospitalizados por una infección del tracto respiratorio inferior, tales como el crup,  bronquiolitis o  neumonía, comparados con los que se alimentan con formulas.

Todos los humanos tienen un gran número de bacterias que normalmente viven en sus intestinos. Algunas de las bacterias desempeñan funciones saludables, y algunos pueden causar enfermedades como la diarrea. La leche materna estimula el crecimiento de las bacterias sanas en el tracto intestinal de los bebés amamantados. Esto se logra mediante la promoción de un ambiente saludable en general y, en parte, a través de sustancias llamadas prebióticos, que se encuentran en la leche humana. Dado que la leche materna estimula el crecimiento de estos “amigos” de cepas de bacterias, otras bacterias como la E. coli, que tienen más probabilidades de causar enfermedad, se inhibe su crecimiento, multiplicación y fijación a la pared del intestino, donde  puede causar la infección. Se ha comprobado que niños alimentados con fórmula tienen tasas mucho más altas de enfermedades diarreicas que pueden requerir visitas al médico o a veces al hospital para recibir líquidos por vía intravenosa.
Lactancia materna y las alergias

La lactancia materna es recomendable por muchas razones. Con respecto a la prevención de alergias, existe alguna evidencia de que la lactancia materna protege a los bebés nacidos a las familias con un historial de alergias, en comparación con aquellos bebés que son alimentados con fórmula a base de leche de una vaca estándar o una fórmula de soya. En estas familias “en riesgo”, los bebés amamantados por lo general tenían un menor riesgo de alergia a la leche, la dermatitis atópica y asma a edades tempranas, si es que fueron exclusivamente amamantados durante al menos cuatro meses. Se presume que los componentes inmunológicos de la leche materna protegen contra esas enfermedades alérgicas. A pesar de los beneficios a largo plazo de la lactancia materna sobre las alergias sigue sin estar claro y los estudios no han evaluado cuidadosamente el impacto en las familias sin antecedentes de alergia, la lactancia materna exclusiva se recomienda como la alimentación de elección para todos los niños.
Otras Enfermedades

La transferencia de los anticuerpos de la leche humana y otras sustancias inmunológicas también pueden explicar por qué los niños que se amamantan durante más de seis meses son menos propensos a desarrollar leucemia y  linfomas comparados con los que reciben leche de fórmula. Además, los estudios han demostrado una reducción del 36% (algunos estudios muestran que esta reducción puede ser tan alta como 50%) en el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante en los bebés que se alimentan con seno materno en comparación con los que no. Investigaciones recientes indican incluso que los niños amamantados tienen menos probabilidades de ser obesos en la adolescencia y la adultez. También son menos vulnerables a desarrollar diabetes tipo 1 y tipo 2.

Mi niño no come nada

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Constantemente  las madres acuden a consulta argumentando “Mi niño no comenada”, uno voltea a ver al niño y la mayoría de las veces si es un niño bebé de brazos se podrá ver una cara regordeta  y sonrosada, o si es un niño que ya camina se podrá observar un niño que parece bala, que va de arriba a abajo del consultorio.

Entonces viene la pregunta ¿Cómo es posible que si no come “nada” luzca tan regordete o tenga tanta energía?, uno vuelve a preguntar ¿Segura que no come “Nada”? y la madre repite con toda seguridad “NADA doctor”

mi niño no come

¿Qué tanto es Nada?

Primero tendríamos que definir ¿qué es para la madre o la abuela en algunos casos, no comer “nada”? porque he visto niños que pesan 18 kilos cuando el peso esperado para su edad era de 12 kg, y la mamá y la abuela afirmaban que no comía nada, entonces yo no entendía por qué tenía 6 kg de mas.  Cuando se interrogaron los hábitos alimenticios en este bebé mayor de un año resulta que se bebía unos 8 biberones de 8 oz al día, casi 2 litros de leche, y todavía pretendían que el pobre niño tuviera espacio y apetito para la comida. Entonces no es que el niño no comiera nada, claro que comía y bastante, “comía” pura leche pero ese era su alimento que por cierto lo mantenía con sobrepeso.

Después de escuchar tantas veces el argumento “mi niño no come nada” en la consulta podríamos decir que para las mamás la palabra “nada” podría ser sustituida por no come “lo que yo quiero que coma”, no come “la cantidad que yo quiero que coma”, no come “la cantidad que comía antes”,  no come “lo que no le gusta”, no come nada “solo X alimento”, no come nada “solo toma leche”, etc., etc.

Cabe señalar que las necesidades calóricas y alimenticias van cambiando en las diferentes edades pediátricas, así un bebé en los primeros meses de vida donde puede subir hasta un kilo de peso cada mes puede llegar a consumir más calorías que un bebé de 12 meses donde su crecimiento y ganancia de peso se estaciona un poco de manera natural,  lo mismo sucede  alrededor de los 3 a 5 años.

Por lo tanto un niño a los 12 meses o a los 3 años que disminuye naturalmente su curva de crecimiento, de igual manera va disminuir su necesidad calórica y por consecuente su ingesta de alimentos, así puede que con apenas una pequeña porción de alimento tenga la energía suficiente para andar activo todo el día y  mantener su curva de crecimiento en la normalidad.

La naturaleza es sabia, aunque a veces pensemos que nosotros los humanos podemos ser más sabios que la misma naturaleza por ejemplo al intentar alimentar a nuestros bebés con leche de vaca en lugar de leche humana al seno materno. Entonces un bebé que no sabe ni le importa cuento pesa o mide, tiene pocas preocupaciones o ninguna que le quiten el hambre, conoce pocos sabores, si come poco o simplemente no quiere comer un alimento determinado lo más seguro es porque su organismo no lo necesita o porque ya ha consumido las calorías que necesita para estar bien.

 ¿Y por qué come poco?

Hay muchas situaciones que puede llevar a un niño a tener una ingesta disminuida de alimentos, pero hasta el momento no he conocido a ningún niño ni a ninguna persona que no coma “nada” y sobre todo como lo refieren las madres donde al menos lo refieren de 2 a 4 semanas o más, ya que eso es incompatible con la vida.

Lo más frecuente es que estos niños estén alrededor de  la edad de los 12 meses, o entre los 3 a los 5 años y por lo tanto sea una causa natural por la que su apetito disminuye coincidentemente con la disminución en la velocidad con que crecen y ganan peso, esto lógicamente se resuelve al sobrepasar estas edades donde la curva de crecimiento se vuelve a disparar y por lo tanto las necesidades calóricas vuelven a aumentar.

Los bebés y niños buscan instintivamente una fuente de energía, alimentos que les proporciones calorías para llevar a cabo las funciones básicas de su organismo y secundariamente tener un desarrollo y crecimiento adecuado, va a depender de nosotros que alimentos pongamos a su disposición.

Es frecuente escuchar en consulta “doctor es que el niño solo me quiere comer huevo (por ejemplo), no come otra cosa”, y uno le dice a la madre que su niño solo come huevo porque ella solo le da huevo, la madre inmediatamente responde “no doctor, también le ofrezco verduras y nada, frutas y otros alimentos y no los quiere, entonces tengo que hacerle su huevo para que coma, porque como va a andar con su estomaguito vacío”, Por supuesto que el niño como cualquier persona si le dan a elegir va a escoger lo que más le gusta, entonces su hijo ya aprendió que si no se come las verduras o la comida que no le gusta, posteriormente le van a dar algo que si le gusta, es como si llegáramos a un restaurant a la carta, vamos a elegir lo que más nos gusta de él.

Es natural que cuando los niños están enfermos y sobre todo cursan con fiebre se les vaya el apetito, pero normalmente tendrían que aceptar adecuadamente los líquidos, por lo que hay insistir con su alimentación preparando los alimentos que más les gusten aunque no necesariamente sean los más nutritivos ya que esto será temporal, y ofrecer mayor cantidad de líquidos en su dieta.

No es adecuado hacer comparación entre niños, frecuentemente las madres los comparan con los niños de su salón, o con el del vecino, “es que fíjese doctor que tiene unos compañeritos que están bien grandotes y yo veo muy flaquito a mi hijo a lado de ellos” o “es que tiene un primito que come muy bien, se acaba todo”. Recordemos que actualmente México ocupa el primer lugar en obesidad infantil, si nuestro hijo tiene un peso y talla normal a  lado delos niños con sobre-peso podrá lucir delgado, pero nuestro hijo está bien, los que están mal son los demás. La única comparación valida será la del pediatra para ver en que percentila está o para ver si está dentro de la curva normal de crecimiento, aun así, si la mamá mide 1.50 mts y pesa 45 kg y el papá mide 1.60 mts y pesa 54 kg no esperemos que ese niño vaya a ser muy grande.

Los  estimulantes del apetito: este tipo de medicamentos pocas veces  tiene una indicación médica, estarían reservados para aquellos niños con pobre apetito pero que tienen un peso y talla baja, es decir un grado de desnutrición, el tomar un estimulante del apetito no quiere decir que un niño ya vaya a comer frutas, verduras y carnes, la otra vez acudió a consulta una señora con su niño de 2 años que estaba sobrepasado unos 4 kilos de su peso, que su hijo no comía nada, pero se bebía casi 1.5 lts de leche al día, solicitaba un estimulante del apetito para que su hijo comiera, le explique que su hijo no necesitaba un estimulante del apetito, lo único que íbamos a lograr con el estimulante del apetito era que en lugar de beber 1.5 litros de leche al día iba a aumentar a 2 litros de leche al día y seguir acumulando kilos de sopbre-peso.

 

Puntos claves:

  • Los niños deben comer para satisfacer su apetito y necesidades, no para satisfacer las expectativas de los padres
  • Ofrece a tu hijo alimentos saludables.
  • Vigila que la cantidad de leche que ingiere no sea demasiada para su edad
  • No sustituyas los alimentos por los que más le gustan, si no pronto  su dieta constará de un solo alimento
  • Nunca lo obligues a comer. Puedes insistirle un poco pero nunca obligarlo
  • Haga de la hora de la comida un momento placentero para él y toda la familia
  • Acude  regularmente con tu pediatra para ver que lleve una curva de crecimiento adecuada
  • Tu hijo puede comer poco, pero así sea que coma una galleta al día con esa galleta él juega, corre, ríe, hace travesuras, etc., etc. no te preocupes, tu hijo está bien.
  • Si además que no come tu hijo luce pálido, ha perdido peso, esta ojeroso, no juega, no corre, no ríe, cuidado tu hijo puede estar enfermo y debes acudir con tu pediatra.

Nuestro hijo no está circuncidado. ¿Cuando se retrae el prepucio?

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En los primeros años el prepucio de su hijo se separa de la punta del pene. Algunos prepucios se separan poco después del nacimiento o incluso antes del nacimiento, pero esto es raro. No existe un tiempo especifico en cuando esto pueda ocurrir, se puede tomar un par de semanas, meses o años. Una vez que esto ocurre, el prepucio dejará descubierta la punta del pene. Esto se conoce como retracción del prepucio.

¿Qué función tiene el prepucio y por qué no se retrae en mi bebé?

Estas adherencias y falta de retractibiIidad tiene la finalidad de proteger la fina piel del glande desde que nacemos hasta que se logra el control voluntario de los esfínteres, de la acción irritativa de las heces, la orina y sus productos de descomposición.

No hay ninguna prisa por exponer la cabeza del glande del pene de su bebé

La mayoría de los niños serán capaces de retraer el prepucio entre los 5 años y 10 años de edad, mientras que otros no podrán hacerlo hasta la adolescencia. Aproximadamente el 90% de los niños de 3 años serán capaces de retraer su prepucio. Cuando el niño se vuelve más consciente de su cuerpo, lo más probable es que descubra cómo retraerse el prepucio. Sin embargo, la retracción del prepucio nunca debe forzarse. Forzar la retracción del prepucio antes de estar listo puede causar dolor intenso, sangrado y heridas en la piel.

La retracción manual o instrumentalizada forzada del prepucio antes de esta edad, puede causar lesiones y cicatrices que pueden favorecer la fimosis.

El esmegma

Cuando el prepucio se separa de la cabeza del pene, las células de la piel se desprenden. Este recambio celular puede producir una secreción blanquecina que puede acumularse bajo la piel del prepucio. Estos se llaman esmegma. El esmegma es normal y no es nada de qué preocuparse.

Limpieza

Si el prepucio de su hijo se separa antes de que llegue a la pubertad, habrá que retraer el prepucio de vez en cuando para hacer una limpieza debajo de él. Una vez que su hijo inicia la pubertad, se debe limpiar por debajo de su prepucio, como parte de su rutina diaria durante la ducha

Indicaciones para circuncisión:

No existe una indicación médica para realizar la circuncisión en el periodo neonatal

Prepucio redundante: Ocasionalmente el niño es portador de un exceso de piel y mucosa que pende flacidamente, que mantiene la humedad predisponiendo a la infección local y urinaria, prepucio redundante que es necesario resecar

Parafimosis: La retracción del prepucio detrás del glande con estenosis y estrangulación constituye la parafímosis que es indicación de procedimiento quirúrgico

Balanopostitis: La inflamación del prepucio con eritema, dolor y expresión de pus, constituye la balano postitis, y también indica la operación

Fimosis puntiforme: Por tal se entiende un orificio prepucial diminuto que obstaculiza la libre emisión de la orina, pudiendo crear un “efecto dique”. Esto se observa al inflarse la piel del prepucio en forma de un pequeño globo durante la micción.

Recomendaciones sobre ablactación

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Patrón de ablactaclón recomendado

Edad Alimento Selección y preparación Frecuencia
0-4 o  6 meses(0-17 ó 25 semanas) Leche humana y/o fórmulas lácteas El número de tomas y cantidad por toma, de acuerdo con el desarrollo
A partir de los 4 ó 6 (semana 18 ó 27) Frutas (pera, manzana, durazno, plátano, papaya, mango, ciruela) Purés de frutas frescas y de verduras cocidas; rallados con cuchara Al inicio, 1 vez al día por 3 ó 4 díasDespués 1-2 veces al día
Verduras (calabacita, chayote, zanahoria, chicharo) Tubérculos (papa, camote) Cereales cocidos(arroz, avena, maíz) Cocidos y en purés Al inicio, 1 vez al día por 3 ó 4 díasDespués 2-3 veces al día
A partir de los 6 a 7 meses Leguminosas (fríjol, haba, lenteja) carnes (pollo, pavo, ternera, res) y yema de huevo, tortilla. Demás verduras y frutas Cocidos y colados Al inicio, 1 vez al día por 3 ó 4 díasDespués 1-2 veces al día
A partir de 8 a 12 meses  Derivados de trigo (pan, galletas huevo entero y pescado. Picados y en trocitos Al inicio, 1 vez al día por 3 ó 4 díasDespués 1-2 veces al día
Después de los 12 meses Incorporación a la dieta familiar

*evitar el consumo de los siguientes alimentos hasta después del año de edad: Leche entera de vaca y derivados, oleaginosas (semillas como cacahuate, nuez, pistache), moras (fresa, zarzamora). kiwi, mariscos, chocolate, condimentos, aditivos y chile.

Recomendaciones para aumentar el valor de los alimentos

  • Las verduras se deben poner a cocer una vez que el agua esté en ebullición, para evitar la pérdida de vitaminas hidrosolubles. También se recomienda utilizar el caldo de cocimiento o el cocimiento al vapor.
  • Los alimentos fritos, capeados y empanizados, no obstante se les retire el exceso de grasa, absorben la mayor cantidad de ésta por lo que debe recurrirse a ellos sólo por excepción.
  • Se recomiendan las preparaciones que contengan cereales y leguminosas, pues de esta forma se aumenta el valor de  la proteína que contienen ambos grupos.
  • Una práctica común es dar el caldo de las leguminosas, lo cual no debe hacerse porque contiene azúcares que causan meteorismo, distensión abdominal y cólicos. Para evitarlo debe desecharse el agua de remojo y del primer cocimiento y sólo ofrecer la leguminosa.
  • El niño puede recibir alimentos condimentados después que se incorpora a la dieta familiar. Estos aditivos deben agregarse en pequeñas cantidades para potenciar el sabor de los alimentos y evitar crear tolerancia, que a la larga condiciona a consumirlos en grandes cantidades.

 

Recomendaciones para una correcta ablactación

  • Nunca deberá alimentarse al niño en posición acostada. Se recomienda hacerla semisentado o sentado.
  • No utilizar biberones con émbolos inyectores debido a que alteran el ritmo de deglución.
  • Dar los alimentos por separado, para favorecer la identificación del sabor, textura, color, etc. Ofrecer primero el alimento semisólido o sólido y después la leche.
  • No agregar otro alimento ala leche que se da en el biberón
  • Cuando se introduzcan liquidos diferentes a la leche darlos en taza.
  • El inicio de la alimentación con productos de mayor consistencia dependerá de la función de los dientes. Para pasar de alimentos en puré a picados se requerirá que al niño le hayan brotado, cuando menos, cuatro piezas dentarias (dos superiores y dos inferiores).
  • El Inicio de la alimentación con productos dulces conviene hacerlo con alimentos naturales.
  • Promover que la presentación de los alimentos sea atractiva para incitarlo a comérselos y no a rechazarlos.
  • Es importante identificar las señales de saciedad de cada niño y no forzarlo a la ingestión extra de alimentos no deseados. La alimentación debe satisfacer el apetito del niño, no las expectativas de la madre.
  • Los niños requieren raciones pequeñas de alimento varias veces al día.
  • Los horarios de alimentación deben establecerse para satisfacer las necesidades del niño. A partir de los seis meses de edad tres comidas principales con un Intervalo de cuatro horas entre una y otra, y dos colaciones.
  • Favorecer la autoalimentación con la mano y después con utensilios, a partir del año de edad.
  • No castigar o premiar al niño dándole o restringiéndole el consumo de alimentos favorece malos hábitos de alimentación.

Deficiencia de Hierro, Directrices de la Academia Americana de Pediatria

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La deficiencia de hierro es uno de los problemas más comunes entre los niños, pero con frecuencia no se detecta, y tiene implicaciones a largo plazo para la Salud y el Desarrollo de la Infancia y la conducta. La Academia Americana de Pediatría (AAP) establece las directrices para aumentar la ingesta de hierro en bebés y niños, y para mejorar los métodos de detección.

En la actualidad, por lo general los niños tienen un chequeo de hemoglobina entre 9 y 12 meses de edad, y de nuevo entre los 15 y 18 meses de edad. Pero la prueba no es perfecta, y pasa por alto muchos niños con deficiencia de hierro o anemia por deficiencia de hierro. Además, los niños que están debidamente identificados con la deficiencia de hierro no reciben un seguimiento en sus pruebas y tratamiento.
Ahora se sabe más sobre los efectos irreversibles a  largo plazo que puede tener la deficiencia de hierro en el desarrollo cognitivo de los niños y de comportamiento.

La deficiencia de hierro se ha reducido debido a la introducción de las fórmulas y alimentos fortificados con hierro para lactantes se introdujeron en la década de 1970, pero los estudios han encontrado que un 4% de los niños de 6 meses de edad y el 12% de 12 meses tienen deficiencia de hierro. Entre los niños de 1 a 3 años, la deficiencia de hierro ocurre en un 6.6% a 15.2%, depende de la etnia y el estatus socio-económico. Los recién nacidos prematuros, los bebés exclusivamente con leche materna, y los bebés en riesgo de discapacidades del desarrollo están en mayor riesgo.

Con la suplementación con hierro a todos los niños se podría reducir la deficiencia de hierro, pero este programa no tiene una adecuada difusión en la comunidad médica. No existe una  prueba aislada  represente adecuadamente el estado del hierro de un niño. En un informe, la AAP recomienda cuatro protocolos para la detección de la deficiencia de hierro y la anemia por deficiencia de hierro, incluyendo varias combinaciones de pruebas y protocolos de seguimiento.

El reporte también expone las recomendaciones para prevenir la deficiencia de hierro a través de la dieta. “Lo ideal sería prevenir la deficiencia de hierro y la anemia por deficiencia de hierro con una dieta y alimentos ricos en hierro”

Alimentar a los niños con carne, mariscos, legumbres y frutas ricas en hierro y verduras, así como cereales enriquecidos con hierro y frutas ricas en vitamina C, lo que ayuda a la absorción de hierro, puede ayudar a prevenir la deficiencia de hierro”

La AAP recomienda cantidades variables de hierro de acuerdo a la edad del niño:

• Los recién nacidos a término y sanos tienen suficiente hierro durante los primeros 4 meses de vida. Debido a que la leche materna humana contiene muy poco hierro, los bebés que consumen solo leche materna deberán ser complementados con hierro via oral a dosis de 1 miligramo por kilogramo de peso por día (1 mg/kg/dia) a partir de los  4 meses hasta que se introducen alimentos ricos en hierro complementarios (como cereal fortificado con hierro)

• Los bebés alimentados con fórmula con hierro reciben adecuadas cantidades de hierro. No debe ser la leche entera antes de 12 meses.

• Los lactantes de 6 a 12 meses necesitan 11 mg de hierro al día. Cuando los bebés reciben alimentos complementarios  la carne roja y verduras con alto contenido de hierro deben ser introducidas tempranamente. Suplementos de hierro líquido pueden ser utilizados si las necesidades de hierro no se alcanzan con la formula y alimentos complementarios.

• Los niños pequeños de 1 a 3 años necesitan 7 mg / día de hierro. Lo mejor es que provengan de los alimentos, como carnes rojas, vegetales ricos en hierro, y las frutas con vitamina C que mejoran la absorción del hierro. Los suplementos líquidos y masticables multivitamínicos También pueden ser utilizados.

Todos los recién nacidos prematuros deben recibir al menos 2 mg/kg de hierro por día hasta los 12 meses, esta cantidad de hierro se encuentra en las fórmulas enriquecidas con hierro. Los recién nacidos prematuros alimentados con leche materna deberán recibir un suplemento de hierro de 2 mg/kg/día a partir del mes de edad, y esto debe ser continuado hasta que el bebé inicie con fórmula fortificada con hierro o alimentos complementarios que suministren  la dosis de 2 mg/kg o de hierro.

A manera de ejemplo expongo 2 soluciones con Hierro ampliamente utilizadas en México:

FERRANINA solución gotas (Complejo polimaltosado férrico). Frasco gotero con 20 ml.

Donde cada gota contiene aproximadamente 2.5 mg de Hierro elemental, así por ejemplo si un bebé pesa 5 kg necesitará 10 mg de Hierro como suplemento es decir 4 gotas por día.

No confundir lo anterior cuando existe una deficiencia de hierro donde la dosis aumenta a 4 a 6 mg/kg/día de Hierro asi este mismo paciente de 5kg necesitaría 12 gotas aproximadamente.

FER-IN-SOL gotas (Sulfato ferroso) frasco gotero 15 ml.

En este caso 1 gotero=0.6 ml=20 gotas=15 mg de Hierro, así cada gota tendrá un aproximado de 0.75 mg de Hierro elemental, si un bebé pesa 5 kg, la dosis suplementaria deberá ser 14 gotas

 

De su fuente original en Inglés: http://www.healthychildren.org/English/news/pages/AAP-Offers-Guidance-to-Boost-Iron-Levels-in-Children.aspx