Se pueden prevenir las crisis convulsivas febriles en niños?

La fiebre, el terror de los padres

A muchos padres les aterra la fiebre, y les aterra aún más que su hijo pueda convulsionar por fiebre. Existe mucha desinformación al respecto y lo compruebo cada vez que escribo algo al respecto.
Hace poco escribí un post donde decía que si un niño tenía fiebre y estaba durmiendo no había necesidad de despertarlo para administrarle un medicamento para la fiebre, ya que la finalidad de los antipiréticos o antitérmicos es solo disminuir el malestar asociado a la fiebre, y si el niño está durmiendo se le molestaría más al despertarlo que lo que la fiebre le pudiera estar causando de malestar al estar dormido.
Con este post muchos papas iniciaron a comentar que lo que yo escribía no era correcto y era desconsiderado, ya que de esa manera la fiebre se elevaría y el niño convulsionaría. No faltaron las mamás que comentaron que estaba loco si creía que ellas iban a permitir que su hijo tuviera fiebre, tampoco faltó la que conoce a un niño que tuvo convulsiones por fiebre y después de eso quedó en estado vegetativo.
Hasta el día de hoy no se conocen daños o secuelas a consecuencia de la fiebre o las convulsiones febriles, recordemos que la fiebre es solo una manifestación de una enfermedad y los daños o secuelas que puede haber son directamente causados por la enfermedad, no por la fiebre, pongamos el caso de una Meningitis, una infección del cerebro que puede causar fiebre y crisis convulsivas, un niño puede quedar con secuelas no debido a la fiebre o las convulsiones, ni no por la infección que hubo dentro de su cerebro.

¿Se pueden prevenir las convulsiones febriles?

Las convulsiones febriles son muy difícil por no decir que son prácticamente imposibles de prevenir, el niño que va a convulsionar por fiebre (que no todos lo hacen) lo hará con y sin medicamentos para la fiebre, se esté o no al pendiente de ellos, se les haya o no despertado para administrarle un antipirético, las convulsiones febriles se presentan apenas la temperatura se empiece a elevar, y muchos niños primero convulsionan y posteriormente viene la fiebre.

Con relación a las convulsiones febriles les comento lo siguiente:

• No todos los niños van a convulsionar por fiebre, ya existe una predisposición hereditaria y aproximadamente el 5% de los niños entre los 6 meses y los 5 años de edad lo harán.
• Las convulsiones febriles no guardan relación con el grado de temperatura, el niño qua va a convulsionar por fiebre lo hará apenas el termómetro se acerque a los 38 C, el niño que no va a convulsionar por fiebre no lo hará ni con 38 C ni con 40 C.
• Las convulsiones asociadas a fiebre ´pueden presentarse incluso antes de presentarse la fiebre, primero convulsionan y luego sube la temperatura, de ahí lo difíciles de prevenir.
• No todos los niños que convulsionaron por fiebre lo volverán a hacer, un aproximado del 25% volverán a convulsionar.
• Los medicamentos antipiréticos o antitérmicos no previenen las crisis convulsivas febriles y no deben ser usados para ese fin.
• Las convulsiones febriles no causan daños al cerebro ni problemas del sistema nervioso, parálisis, discapacidad intelectual o muerte.

Con respecto los medicamentos antitérmicos o antipiréticos:

• La terapia antipirética puede enmascarar los síntomas típicos del desarrollo de una enfermedad, retardar el diagnóstico y, por tanto, la terapia causal.
• La decisión de tratar la fiebre no debe ser práctica de rutina. Para manejar la fiebre adecuadamente es indispensable conocer sus causas.
• En general, la fiebre se debe tratar solo cuando esta causa un importante malestar al paciente.
• A pesar de que medicamentos como el paracetamol son medicamentos relativamente seguros, no están exentos de efectos secundarios y constituyen la primera causa de intoxicación en los niños.
La mejor forma de perderle el miedo a algo es informarse, si eres padre y estás preocupado por las convulsiones febriles te recomiendo estas lecturas:
Lecturas recomendadas para padres.
Otras lecturas recomendadas para médicos de fácil comprensión al público en general:

Deja un comentario