RSS
 

Higiene del Sueño… cómo dormir toda la noche a su niño y no morir en el intento!

10 Oct

Todo es cuestión de tiempos: tiempo para comer, tiempo para el baño, tiempo para jugar, y definitivamente, tiempo para dormir. ¡Hasta el cuerpo lo sabe! Y su tiempo para crecer es en la noche, mientras los niños sueñan con ser grandes.

Establecer rutinas con nuestros bebés desde que son pequeñitos es el mejor regalo que nos podemos dar como padres, y por supuesto, la mejor enseñanza para nuestros hijos.

¡Todo es cuestión de tiempos! Dependiendo de las actividades de la casa, se establecen las rutinas de tal manera que,  llueva; truene; relampagué; sea invierno; primavera; otoño; navidad; día de reyes o su cumpleaños, las rutinas son las rutinas y se deben de seguir. Muchas veces, los niños se adecúan muy bien a las rutinas y somos nosotros los padres los que las transgredimos por tratar de ser “flexibles” y al final, todos salimos perdiendo.

Las rutinas al contrario de ser esclavizantes son liberadoras.

Papás: ¿quieren tener tiempo de descanso entre juego y juego con su hijo? ¿quieren salir de paseo o a alguna cena? ¿quieren comer y descansar? ¿¡¡Dormir por favor!!?

Establezcan rutinas. Sus niños lo agradecerán… y ustedes también. Un niño con rutinas bien establecidas y cumplidas es un niño más tranquilo, menos ansioso. Esto a la larga, repercute en su desempeño escolar y después, laboral. Como dice el refrán: “lo que bien se aprende nunca se olvida”… sea bueno o no tan bueno. Si nuestro hijo tiene un horario de alimentos, sabremos que lo que lo despierta a la mitad de la noche no es hambre, sino deseo de atención… o “algo” más.  El deseo de atención no es una manipulación. Si nos ponemos en el lugar de los bebés entenderemos que lo máximo en la vida es mamá y papá… ¡despiertos y todos para nosotros! Pero si nadie nos hace caso en la noche,  tarde o temprano entenderemos que es inútil llamar la atención a la hora de dormir. Entonces, nos dormiremos y dejaremos dormir.

Con los horarios el cuerpo se sincroniza de forma perfecta y sabe cuándo le toca comer, cuándo ir al baño, cuándo dormir y cuándo despertarse. Sino, pregúntenle a mi mamá: ella sabía cuándo daban las ocho de la noche, porque estuviera haciendo lo que estuviera haciendo (jugando, caminando o comiendo) me quedaba dormida… ¡dónde fuera!

Otra ventaja de las rutinas o tiempos, es que nos permite darnos cuenta con mayor facilidad y premura si “algo” está mal… en ocasiones, nos anticipamos a enfermedades.

Entonces, denle una oportunidad a las rutinas.

En la siguiente Chiqui-Nota seguiremos hablando de la higiene del sueño. Espero esta información les sea de utilidad práctica. Siéntanse con la confianza y libertad de comentar las notas y compartirnos sus experiencias.

 
1 Comment

Posted in Pediatria

 

Tags: , , , , , , ,

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.

  1. katia Acevedo Alcaraz

    enero 10, 2012 at 5:54 am

    Estoy feliz de haber encontrado este sitio!!! No he dejado de leer y leer… soy mamá primeriza y la estoy pasando un poquitin complicado jejeje de entrada, mi bebe tiene apenas un mesesito y despues de varias noches sin dormir estoy tratando de crear habitos… pero mi duda es.. está muy chiquito mi bebé? Estare en contacto y pendientisima de cada tip que nos hace el favor de transmitirnos… muchas graciasss