RSS
 

Higiene del Sueño Parte 2… cómo dormir toda la noche a su niño y no morir en el intento!

11 Oct

bebe dormirSiguiendo con el tema del sueño, otro consejo para lograr que nuestros hijos duerman toda la noche y que va muy de la mano con las rutinas es anticipar la hora de irse “a la camita”, es decir, preparar un terreno de tranquilidad y éxito; no de frustración y enojo. Entre más ansiosos estemos porque el bebé se duerma, menos lo lograremos. Tenemos que estar tranquilos, relajados y disfrutar esta etapa… así nuestros hijos se conviertan, a veces, ¡en pequeños monstruos!

Una secuencia muy útil es: baño-masaje-cena + leche-lectura-dormir. Elijan un disco que les guste y relaje, úsenlo a la hora del sueño. Esto condicionará a sus bebés a que ya se acerca “la hora de la meme” y solitos se empezarán a relajar.

Apaguen la TV o videojuegos 30 minutos antes de dormir.

Para el masaje prefieran aceite naturales, no aceites minerales ya que tapan los poros del bebé. Recuerden que la piel es el órgano más extenso del cuerpo y que todo lo absorbe. Entonces, las cremas para bebés que tienen mil conservadores, colorante artificial y fragancia pasarán de la piel a la sangre y de ahí, a los órganos de su bebé, entonces… mejor las evitamos. Hay aceites para todo. Por ejemplo, si nuestro bebé es friolento preferiremos aceite de sésamo o aceite de oliva. El aceite de almendras dulces también es un aceite caliente, aunque más neutro que los anteriores. Si en cambio suda mucho o les salen ronchitas por calor (sudamina) es preferible el aceite de coco (no viene en líquido sino es una pasta blanca que tienes que calentar en la palma de tus manos). También nos servirá un aceite de menta y romero. Para dormir también podemos utilizar aceite de manzanilla, caléndula y almendras, aceite de semilla de girasol o semilla de uva. La aromaterapia es otra buena alternativa, que tocaremos más a fondo en otra Chiqui-Nota.

Eviten incluir en la cena azúcares simples, es decir, chocolate, cajeta, pan de dulce… Estos alimentos solo les darán energía y estarán brincando, irritables o sin poder cerrar los ojos… ¡y ustedes con ellos!

La lectura no nada más los calmará, sino también los inducirá a la lectura: ¡dos pájaros de un tiro! Ahora bien, hay diferentes tipos de lectura. Me explico. Si queremos que el niño se entretenga y esté activo, pondremos énfasis en las frases de la lectura elegida, y hasta podemos cambiar la voz dependiendo del personaje. En cambio, si deseamos una lectura para dormir, escojamos una tranquila, que no excite al niño sino que lo conduzca al mundo de los sueños de una manera apacible.

Una vez en su cama, una clave importante para lograr que nuestro bebé duerma de corrido es hacer la diferencia entre el día y la noche: día significa jugar, divertirse, aprender, tener toda la atención de los papás mientras que, noche significa dormir y descansar (¡todos!). Esto aplica a todas las edades… sí, también los recién nacidos. Hacer la diferencia quiere decir que cuando llegue la hora de dormir, se apagan las luces y solamente se deja una luz tenue (para no tropezarnos cuando vayamos a revisarlo), disminuir el ruido en general de la casa, limitar el contacto físico (no cargarlo sino darle palmaditas en las espalda o sobar su pancita) y no hacer contacto visual (en lugar de verse a los ojos de manera tierna y romántica, desvía la mirada hacia el puente de su nariz o su frente). En cuanto al ruido en casa a la hora de dormir, tomemos en cuenta que tener una casa en absoluto silencio, además de imposible, no es lo mejor, porque si un día nos agarra la hora del sueño fuera de la ermita del bebé, ¡ya perdimos! Los ruidos tienen que ser los normales de tu casa: ni más ni menos.  Si tenemos que darle leche a la mitad de la madrugada, lo haremos en silencio y sin hacer contacto visual. Para que solo se despierte lo suficiente para comer. Pero en cuanto amanezca y ya sea tiempo de despertar, abrimos cortinas, prendemos la luz, lo saludamos, cargamos, llenamos de besos, abrazos y apapachos (todos los que nos contuvimos la noche anterior) y le damos a entender que es hora de recibir toda la atención, es tiempo de estar activos.

Muchas veces, estamos todo el día en el trabajo y el único momento que tenemos para convivir con nuestros hijos es en la noche, cuando ya están dormidos. Por más ganas que tengamos de jugar con ellos y seguramente, ellos con nosotros, no debemos interrumpir su sueño y modificar su rutina. Ni siquiera un ratito o una vez a la semana, porque estaremos comprometiendo su adecuado crecimiento y desarrollo, y desbaratando días… y noches… nada fáciles para establecer las rutinas. Recordemos que los niños no son pequeños adultos, son niños y como tal, necesitan dormir más tiempo que nosotros… ¡aunque conozco adultos que duermen como bebés! Desde el nacimiento hasta los 6 meses, los niños necesitan dormir entre 16 y 20 horas al día.

Un error muy frecuente que tenemos con nuestros hijos es permitir que duerman en la cama con nosotros. Muchas veces cumplen 4 años de edad y ¡todavía no han conocido su cama! Todos, incluso los bebés, necesitamos nuestro espacio. Permitir que los niños duerman con nosotros es un mal hábito que les resta independencia y madurez emocional. Como padres hemos de asegurarles que cuentan con nosotros, que no están desprotegidos pero que también respetamos su espacio. Afortunadamente, existen los monitores para bebés… y aún mejor, los video-monitores. Entonces, podemos estar al pendiente de nuestros bebés sin que estén dentro del cuarto o peor aún, de nuestra cama. Recuerden que no solamente somos padres. Somos esposos. Una sana armonía familiar resulta también de las buenas relaciones que tengamos como pareja. Entonces, no cedamos ante los llantos y peticiones de nuestros hijos de dormir con nosotros. Y procuremos comunicar este plan a los abuelos, para que los niños reciban información consistente.

¿Qué te pareció la Chiqui-Nota? En la siguiente Chiqui-Nota hablaremos del chupi (chupón) a la hora de dormir y de una técnica para lograr que tu bebé duerma toda la noche.

¡Hasta pronto!

 
5 Comments

Posted in Pediatria

 

Tags: , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.

  1. YAZZ

    octubre 11, 2011 at 6:17 pm

    Muy buenas y practicas notas, pero tengo una duda.
    Mi bebe tiene 6 meses se duerme como a las 10pm, se despierta a las 4 de la mañana le doy leche y se vueve a dormir y despierta hasta las 10 de la mañana, eso es normal o tengo q trabajar para q deje esa toma d las 4 y duerma sus 12 hrs seguidas???

     
  2. Dra Elisa Gaona

    octubre 11, 2011 at 7:16 pm

    Estimada Yazz.
    Antes de responder, cuéntame… ¿en tu casa todos se despiertan a las 10 AM? Si la respuesta es no, entonces, sí tenemos que ajustarle los horarios a tu bebé? La mejor manera de ajustar los horarios de sueño es ajustando los horarios de alimentación. A los 6 meses tu bebé debe estar tomando 5 tomas de leche al día. Revisa la Chiqui.Nota “Lactancia” para que sepas cuántas onzas por edad. Se recomiendan 5 tomas a los 6 meses porque ya está comiendo sólidos. Entonces, la idea es que les des una toma en cada tiempo de comida: desayuno-comida y cena (recuerda siempre ofrecer primero la comida sólida y después la leche), una extra a la hora de la siesta (si hace 2 siestas a esas horas le das las tomas) y si solo hace una siesta, la otra toma se la das como colación: entre la comida y la cena. A los 6 meses YA NO SE DEBE LEVANTAR A LA MITAD DE LA NOCHE. Debe dormir de corrido. En la siguiente Chiqui-Nota sugiero una técnica que ha servido muy bien a muchas mamás a lo largo de los años. Recuerda que poner límites es muy importante para todos. Límites con amor. Espera la siguiente Chiqui-Nota y si tienes dudas, con confianza escribe. Gracias!

     
  3. claudia ivette

    febrero 10, 2012 at 10:38 pm

    mi bebe tiene 8 meses, ya dormia solo en una cuna para viaje pero comencé a notar q no descansaba bien. asi q lo pasamos a una cama individual, comenzó a dar muchas vueltas al dormir y por el temor a que se fuera rodando al piso, juntamos nuestra cama matrimonial con la individual y ahora duerme en medio de nosotros. el detalle esta ahora peor, por q no se quiere dormir si no estamos nosotros ahi con el, y si me muevo para quedar al lado de mi esposo de inmediato despierta y llora por q no estoy con él. coincido con la nota, mi esposo y yo trabajamos todo el dia dejamos a Alonso desde las 8 am hasta las 8:30 q volvemos con el. y en la noche es cuando lo disfrutamos, pero eso nos ha llevado a que se este durmiendo muy tarde, alrededor de las 10:30 u 11:00 y al siguiente se despierta alrededor de 7:30, pero duerme una gran siesta a media después de comer. Que podemos hacer para corregir esta mala rutina?
    Aparte hace muchos corajes, si no le damos o hacemos algo q quiere empuña sus manos y el se pone rigido exclamando un grito de enojo, le decimos q no lo haga, pero lo peor viene cuando se emberrincha por q suda en exceso y si se priva le salen como puntitos rojos q al unirse varias se ven como manchitas, alrededor de su boca, de sus ojos el dia de hoy le hizo un gran berrinche a la sra. Q lo cuida y le salieron en su espaldita y en su frente yo estoy espantada por q no se si es algo normal. Después de tranquilizarse se le fueron desapareciendo lentamente. No se que hacer ojala pueda orientarme!

     
  4. DEBUAL

    enero 22, 2013 at 1:24 pm

    Hola, mi hijo tiene 17 meses y a los 9 lo pasamos a su habitación y dormía perfectamente, pero al poco tiempo se despertaba llorando y lo pasamos a la cama.Fue un grave error por nuestra parte, pero ahora no se queda durmiendo si no duerme con nosotros.Qué metodo puedo utilizar si no quiero que el niño llore ??
    Gracias.