Deficiencia de Hierro, Directrices de la Academia Americana de Pediatria

Share Button

La deficiencia de hierro es uno de los problemas más comunes entre los niños, pero con frecuencia no se detecta, y tiene implicaciones a largo plazo para la Salud y el Desarrollo de la Infancia y la conducta. La Academia Americana de Pediatría (AAP) establece las directrices para aumentar la ingesta de hierro en bebés y niños, y para mejorar los métodos de detección.

En la actualidad, por lo general los niños tienen un chequeo de hemoglobina entre 9 y 12 meses de edad, y de nuevo entre los 15 y 18 meses de edad. Pero la prueba no es perfecta, y pasa por alto muchos niños con deficiencia de hierro o anemia por deficiencia de hierro. Además, los niños que están debidamente identificados con la deficiencia de hierro no reciben un seguimiento en sus pruebas y tratamiento.
Ahora se sabe más sobre los efectos irreversibles a  largo plazo que puede tener la deficiencia de hierro en el desarrollo cognitivo de los niños y de comportamiento.

La deficiencia de hierro se ha reducido debido a la introducción de las fórmulas y alimentos fortificados con hierro para lactantes se introdujeron en la década de 1970, pero los estudios han encontrado que un 4% de los niños de 6 meses de edad y el 12% de 12 meses tienen deficiencia de hierro. Entre los niños de 1 a 3 años, la deficiencia de hierro ocurre en un 6.6% a 15.2%, depende de la etnia y el estatus socio-económico. Los recién nacidos prematuros, los bebés exclusivamente con leche materna, y los bebés en riesgo de discapacidades del desarrollo están en mayor riesgo.

Con la suplementación con hierro a todos los niños se podría reducir la deficiencia de hierro, pero este programa no tiene una adecuada difusión en la comunidad médica. No existe una  prueba aislada  represente adecuadamente el estado del hierro de un niño. En un informe, la AAP recomienda cuatro protocolos para la detección de la deficiencia de hierro y la anemia por deficiencia de hierro, incluyendo varias combinaciones de pruebas y protocolos de seguimiento.

El reporte también expone las recomendaciones para prevenir la deficiencia de hierro a través de la dieta. “Lo ideal sería prevenir la deficiencia de hierro y la anemia por deficiencia de hierro con una dieta y alimentos ricos en hierro”

Alimentar a los niños con carne, mariscos, legumbres y frutas ricas en hierro y verduras, así como cereales enriquecidos con hierro y frutas ricas en vitamina C, lo que ayuda a la absorción de hierro, puede ayudar a prevenir la deficiencia de hierro”

La AAP recomienda cantidades variables de hierro de acuerdo a la edad del niño:

• Los recién nacidos a término y sanos tienen suficiente hierro durante los primeros 4 meses de vida. Debido a que la leche materna humana contiene muy poco hierro, los bebés que consumen solo leche materna deberán ser complementados con hierro via oral a dosis de 1 miligramo por kilogramo de peso por día (1 mg/kg/dia) a partir de los  4 meses hasta que se introducen alimentos ricos en hierro complementarios (como cereal fortificado con hierro)

• Los bebés alimentados con fórmula con hierro reciben adecuadas cantidades de hierro. No debe ser la leche entera antes de 12 meses.

• Los lactantes de 6 a 12 meses necesitan 11 mg de hierro al día. Cuando los bebés reciben alimentos complementarios  la carne roja y verduras con alto contenido de hierro deben ser introducidas tempranamente. Suplementos de hierro líquido pueden ser utilizados si las necesidades de hierro no se alcanzan con la formula y alimentos complementarios.

• Los niños pequeños de 1 a 3 años necesitan 7 mg / día de hierro. Lo mejor es que provengan de los alimentos, como carnes rojas, vegetales ricos en hierro, y las frutas con vitamina C que mejoran la absorción del hierro. Los suplementos líquidos y masticables multivitamínicos También pueden ser utilizados.

Todos los recién nacidos prematuros deben recibir al menos 2 mg/kg de hierro por día hasta los 12 meses, esta cantidad de hierro se encuentra en las fórmulas enriquecidas con hierro. Los recién nacidos prematuros alimentados con leche materna deberán recibir un suplemento de hierro de 2 mg/kg/día a partir del mes de edad, y esto debe ser continuado hasta que el bebé inicie con fórmula fortificada con hierro o alimentos complementarios que suministren  la dosis de 2 mg/kg o de hierro.

A manera de ejemplo expongo 2 soluciones con Hierro ampliamente utilizadas en México:

FERRANINA solución gotas (Complejo polimaltosado férrico). Frasco gotero con 20 ml.

Donde cada gota contiene aproximadamente 2.5 mg de Hierro elemental, así por ejemplo si un bebé pesa 5 kg necesitará 10 mg de Hierro como suplemento es decir 4 gotas por día.

No confundir lo anterior cuando existe una deficiencia de hierro donde la dosis aumenta a 4 a 6 mg/kg/día de Hierro asi este mismo paciente de 5kg necesitaría 12 gotas aproximadamente.

FER-IN-SOL gotas (Sulfato ferroso) frasco gotero 15 ml.

En este caso 1 gotero=0.6 ml=20 gotas=15 mg de Hierro, así cada gota tendrá un aproximado de 0.75 mg de Hierro elemental, si un bebé pesa 5 kg, la dosis suplementaria deberá ser 14 gotas

 

De su fuente original en Inglés: http://www.healthychildren.org/English/news/pages/AAP-Offers-Guidance-to-Boost-Iron-Levels-in-Children.aspx

 

 

Share Button