Alergia a los Alimentos en los Niños

Share Button

Cualquier alimento puede causar una reacción alérgica, pero el 90% de las alergias alimentarias en niños son causadas por sólo 6 alimentos comidas o grupos de alimentos- leche, huevos, cacahuetes, nueces, soya y trigo. En los adultos, un porcentaje similar de las alergias serias son causadas sólo por  4 alimentos cacahuetes, nueces, pescado y mariscos. Las alergias a las frutas y verduras son mucho menos frecuentes y generalmente menos graves.

 

La leche de vaca

La alergia a la leche de vaca es una de las  más comunes en niños pequeños, probablemente porque es la primera proteína extraña que muchos niños ingieren en cantidades grandes, especialmente si son alimentados con biberón. Si hay una alergia a la leche de vaca, a veces hasta a un bebé alimentado con  leche materna puede tener cólicos o eccema hasta que  la leche y  productos lácteos sean eliminados de la dieta de la madre. Entre 2 y 3 de cada 100 niños menores de 3 años pueden tener síntomas de alergia relacionada con la leche de vaca.

Vomitar después de comer es la forma más común en que un niño muestra una alergia a la leche, pero pueden ocurrir reacciones más graves. Los cólicos, el llanto, y gases a veces puede ser la única manifestación de la alergia a leche de vaca en bebés muy pequeños. Otros síntomas iníciales y más sutiles de la alergia a la leche de vaca a menudo implican la erupción cutánea con prurito (comezón), piel seca o eczema (dermatitis atópica). Por supuesto, el tipo más obvio de la reacción a la leche es cuando el niño bebe leche o come un producto de leche y de inmediato desarrolla problemas de respiración o urticaria. La mayoría de los niños con alergia a la leche de vaca también son alérgicos a la leche de cabra o de oveja, por lo que estos no son buenos sustitutos.

Fórmula a base de soya puede ser adecuada para los niños alérgicos leche pero no siempre, porque algunos que son sensibles a la leche de vaca también son incapaces de tolerar las proteínas de soya. Si su bebé no tolera la leche de soya, el pediatra puede recomendar una fórmula especial a base de proteínas hidrolizadas.

Muchos niños superan alergia a la leche conforme su sistema inmune madura. Si su hijo sólo tiene intolerancia a la lactosa, la leche y productos lácteos puede ser introducido  de nuevo poco a poco en su casa mientras ve los síntomas. En los supermercados, hay productos con contenido variable de reducción de la lactosa del azúcar que ayudan a los niños con intolerancia a la lactosa para poder tener leche en su dieta. Si hay alergia la proteína de la leche de vaca probablemente su pediatra tenga que hacer pruebas alérgicas antes de introducir nuevamente la leche.

Huevos

Los niños que son alérgicos al huevo reaccionan principalmente a la proteína de la clara de huevo. Sin embargo, como la yema del huevo a menudo puede estar contaminada, es más seguro para los niños alérgicos al huevo evitarlo por completo. Por suerte, carne, pescado, productos lácteos, cereales y  legumbres son excelentes fuentes alternativas de proteínas similares, minerales y vitaminas. Si su hijo es alérgico a los huevos, cuidado con los ingredientes de huevo escondidos como una capa a base de huevo en la parte superior de ciertos panes.

Algunas vacunas pueden contener proteína de huevo y se debe evitar o tomar con precaución por las personas con alergia severa al huevo. La vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola se considera segura para las personas con alergia al huevo, pero hable con su médico sobre las vacunas contra la influenza y otras que pueden tener las proteínas del huevo.

 

Los cacahuetes y las nueces

Los cacahuetes son leguminosas, son primos de los chicharos, las habas y los frijoles. Debido a que los cacahuetes y las nueces provienen de familias de plantas diferentes, un niño que es sensible a los cacahuetes, a menudo puede comer nueces, y otros frutos secos sin ningún problema. Sin embargo, es necesario tener precaución ya que los niños alérgicos a los cacahuates, por razones desconocidas, son más propensos también a tener alergia a las nueces.

La mayoría de las personas con una alergia a los cacahuates tolera otras leguminosas como la soya y el frijol, aún cuando a veces las pruebas de piel o de sangre se presenten positivas para estas otras legumbres.

Cacahuates o Maní, aunque por lo general bastante fácil de evitar, a veces pueden aparecer en los alimentos cuando menos se espera. Los cacahuetes son a menudo utilizados para dar volumen a algunos productos alimenticios, tales como caramelos. La mantequilla de cacahuete es a veces utilizada por restaurantes y empresas como un “pegamento” en la preparación de alimentos. Por lo tanto, es imperativo no sólo leer las etiquetas cuidadosamente para asegurarse que los cacahuetes no son ingredientes insospechados en los alimentos comerciales, sino también preguntar y aclarar el contenido de los alimentos que se compran y comen en restaurantes, o en lugares distintos de su propia casa.

La alergia a las nueces, pecanas, almendras, avellanas, etc.  pueden ser tan graves como la alergia al maní, y aplican las mismas advertencias. Un niño puede tener alergia a un solo tipo de nuez, mientras que otro puede tener una alergia a una serie de nueces. Hacer a los cuidadores, maestros, amigos y miembros de la familia conscientes de que su hijo deben evitar estrictamente todos los productos relacionados a las nueces.

Soya

Los bebés alimentados con fórmula de soya, pueden desarrollar una erupción cutánea, secreción nasal, respiración sibilante, diarrea o vómitos como con la alergia a la leche de vaca. Al cambiar a una fórmula de soya, algunos bebés que son alérgicos a la leche de vaca  encuentran que también son alérgicos a la soya. Si este es el caso, el pediatra puede recomendar una fórmula baja en proteínas alergénicas hecho con fórmula hidrolizada o elemental de aminoácidos. Los niños con alergia a la soya, generalmente toleran el aceite de soya, ya que contiene proteínas mínimas. La lecitina de soya es un derivado graso de la soya que es extremadamente baja en proteína de soya y generalmente es tolerada por aquellos con una alergia a la soya.

Trigo y gluten

El arroz y la avena son por lo general los cereales que se dan  por primera vez en la dieta del bebé, ya que tienen menos probabilidades que otros granos para causar problemas de alergia. Si no hay problemas con la avena, el trigo se da a continuación. El trigo es el cereal más asociado con las alergias, pero aún así, sigue siendo una alergia poco común. Esto es bueno porque el trigo se encuentra en una gran cantidad de alimentos.

Hay dos tipos de reacciones alérgicas al trigo. La primera es la alergia clásica a los alimentos, con síntomas tales como urticaria o sibilancia que se producen inmediatamente después de que el niño come un alimento elaborado con trigo. El segundo se llama la enfermedad celíaca. El gluten es una proteína que se encuentra en cereales como el trigo, el centeno y la cebada. En un niño sensible, el gluten daña el revestimiento del intestino delgado e interfiere con la absorción de nutrientes. Este daño puede pasar desapercibido por algún tiempo. Los síntomas típicos de la enfermedad celíaca son: dolor abdominal, diarrea, irritabilidad,  crecimiento y ganancia de peso  lento. La enfermedad celíaca puede manifestarse poco después de que el niño tiene su primer ingesta de cereales, pero en algunos casos, los síntomas son tan leves que la enfermedad puede permancer en un nivel bajo durante años y el diagnóstico no se puede hacer hasta la adolescencia o incluso la edad adulta.

 

Notas de la alergia alimentaria

  • Si su niño tiene síntomas que indican alergia después de recibir un alimento en particular, manténgalo fuera de la dieta y trate  los síntomas con su pediatra.
  • Algunos niños con alergia al huevo o la leche pueden tolerar pequeñas cantidades de leche o huevo, por ejemplo en un pan bien horneado. Sin embargo, otros niños reaccionan a incluso esta pequeña cantidad.
  • Un niño que evita  múltiples alimentos a causa de la alergia, podría estar en riesgo de desnutrición. Hable con su médico, para poder obtener alguna ayuda de expertos acerca de cómo alimentar sabiamente a su hijo que tiene importantes restricciones en la dieta.
  • Su hijo con alergia a los alimentos debe ser capaz de realizar todas las actividades que los demás niños pueden hacer, salvo comer la comida a la que es alérgico.

 

Share Button