Mi hijo rechina los dientes. Tiene parásitos o lombrices?

Hasta el momento NO existe evidencia científica  que apoye esta aseveración.  Esta es una creencia que se tiene desde antaño, y sigue siendo una pregunta frecuente en la consulta pediátrica.

El rechinar los dientes se le denomina “Bruxismo” y es un acto involuntario  de apretar o frotar los dientes durante el día o en la noche durante el sueño, puede tener una causa multifactorial donde se relaciona al estrés emocional, posición al dormir, alineación de la dentadura, reflujo entre otros factores que se han identificado.

Hay algunos médicos y artículos que mencionan esta asociación, pero hasta el momento ningún estudio serio lo ha corroborado.

Si tu hijo rechina los dientes olvídate de los parásitos o lombrices, ve si está atravesando situaciones de estrés, en casa o en la escuela, haz que practique deporte, y si persiste llévalo al odontólogo para verificar si no está teniendo un desgaste excesivo del esmalte dental.

Vida Suero Oral

En muchas ocasiones cuando llevan a los niños al médico por Diarrea salen con una gran lista de medicamentos anotados en su receta como antibioticos, antipireticos, antidiarreicos, antiemeticos (contra el vomito), restauradores de flora intestinal, leche sin lactosa o de soya, etc, etc, etc. salen con todo eso menos con lo mas importante que son las sales de rehidratacion oral o Vida Suero Oral, lo cual es lo unico que realmente ha mostrado efectividad para el tratamiento de la Diarrea y Vomito y realmente deberia ser lo unico que se deberia anotar en la receta del  médico.  Por eso el tema de hoy se lo dedico al medicamento que ha salvado millones de vidas en el mundo el “Vida Suero Oral”

¿Qué es el Vida Suero Oral?

El Vida Suero Oral  es el nombre que recibe en México las Sales de Rehidratación Oral (OMS), también puede conocerse con otros nombres como Suero de rehidratación oral, electrolitos orales, Suero oral o simplemente Suero. Entonces el   Vida Suero Oral es específicamente ese sobrecito que todos conocemos (en México)  el cual se maneja en los diferentes servicios de salud y su función es prevenir o curar la deshidratación provocada por diarrea y/o vómitos. Para fines de este texto nos referiremos a  las Sales de Rehidratación Oral de acuerdo a la OMS como  “Vida Suero Oral”

El suero oral es básicamente una mezcla de electrolitos con glucosa, que sirve para prevenir o tratar la deshidratación. El Vida Suero Oral es quizá junto con los antibióticos uno de los medicamentos que mas vidas ha salvado en el mundo en los últimos años, sobre todo en el caso de los países en vías de desarrollo como México.

El vida suero oral se ha venido estudiando y mejorando desde principios de los años 60´s, durante estos años su formula y composición ha venido sufriendo pequeños cambios. A finales de los años 70 la OMS y la UNICEF establecen la composición del Vida Suero Oral, así como la forma correcta de administrarlo (Terapia de rehidratación oral)

¿Para qué sirve el Vida Suero Oral?

El Vida Suero Oral es la piedra angular en el tratamiento de cualquier Diarrea, sea cual sea la causa. Hay que recordar que la mayoría de las diarreas sin importar la causa se auto-limitan, es decir se curan solas, lo importante es mantener hidratado al paciente mientras esta dura.

El Vida Suero Oral puede tener 2 finalidades, la principal es prevenir la deshidratación y la segunda es tratarla es decir Re-hidratar al paciente. 

Recordemos que el Vida Suero Oral es un medicamento y hay que manejarlo como tal. Si bien su principal función esta en relación a la hidratación del paciente, por su composición  también disminuye la cantidad de evacuaciones y el vomito.

¿Cómo se prepara el Vida Suero Oral?

Si bien al reverso del sobre vienen las instrucciones de preparación no está de más recordarles que el contenido del sobre esta diseñado para disolverse justo en 1 litro de agua apta para beber limpia o hervida, no se disuelve ni en mas ni en menos para que su función sea la adecuada. No se le agrega ninguna otra sustancia para cambiar su sabor como  azúcar, limón, Kool-aid, etc.  Una vez preparado dura 24 horas, lo que no se haya consumido en ese periodo debe desecharse.

¿Cómo se da el Vida suero Oral?

Dependiendo del grado de deshidratación será la forma de utilizarlo, para fines prácticos si el paciente está o no deshidratado.

Sin deshidratación: se ofrece a libre demanda, a sorbos o tragos pequeños, si  se bebe a grandes tragos o cantidades el mismo sabor salado puede provocar nauseas y vomito. En lactantes se ofrece a cucharaditas o con una jeringa,  no  en biberón o mamila.  Después de cada evacuación o vomito en menores de 1 año se otorgan 75 ml o media taza y en mayores de 1 año 150 ml o una taza de la misma manera.  El niño o paciente que no está deshidratado en ocasiones no acepta bien el Vida Suero Oral por su sabor salado,  hay que insistir de igual manera.

Con deshidratación: En el paciente deshidratado se otorga lo que se denomina Plan B de hidratación oral, el paciente deshidratado debe recibir el Vida Suero Oral bajo supervisión de personal de Salud médico o enfermeras calificados y el paciente se mantiene en vigilancia hasta que desaparece la deshidratación.

El plan B de hidratación oral  consiste en administrar un total de 100 ml de VSO por cada kg de peso en un periodo de 4 horas, es decir que cada hora el paciente beberá 25 ml de VSO por cada kg de peso. Normalmente dividimos la cantidad a  beber cada media hora para llevar un mejor control  de la ingesta.

Supongamos que un paciente pesa 15 kg. 15(kg)x100(ml)=1500 ml. Es la cantidad a beber en un periodo de 4 horas. Si esto lo dividimos para cada media hora 1500 ml / 8 = 187.5 ml cada 30 minutos, esta cantidad incluso se puede ir aumentando de acuerdo a la demanda del paciente.  En el caso de que el paciente presente vomito se deja descansar 10 minutos y se reinicia la ingesta, vuelve a vomitar vuelve a descansar 10 minutos y reinicia, si el vomito persiste se prefiere la instalación de una gastroclisis lo cual es una sonda que se introduce por la nariz o por la boca de acuerdo a la edad del paciente y por ahí se administra el Vida Suero Oral. En la mayoría de los pacientes con vomito si se administra correctamente el Vida Suero Oral el vomito desaparecerá, rara vez es necesaria la instalación de gastroclisis.

A medida que la hidratación progresa puede haber disminución progresiva de la sed,  por lo que pudiera disminuir la ingesta de VSO.  Las primeras 4 horas deberán estar dedicadas a la hidratación oral e inmediatamente después de que se ha logrado la hidratación, introducir los alimentos que acostumbraba comer el niño, antes de la diarrea.

Normalmente 4 horas son suficientes para rehidratar a la mayoría de los pacientes pero este periodo se puede prolongar hasta por 8 horas, si después de 8 horas el paciente persiste con deshidratación, si tiene vómitos persistentes a pesar de gastroclisis o distensión abdominal se deberá optar por la hidratación intravenosa.

¿Puedo dar las Sales de rehidratación oral de farmacia?

Si, en  farmacia podemos encontrar infinidad de marcas comerciales de Sales de Rehidratación Oral, las cuales ya vienen disueltas y listas para administrarse por vía oral añadiendo un poco de sabor, entre las más famosas tenemos Pedilyte y Electrolit  pediátrico entre otras, las cuales deberían ser igual de efectivas que el Vida Suero Oral. De igual manera no hay que diluirlas ni agregar otras sustancias.

¿Puedo dar Gatorade o bebidas rehidratantes para deportistas?

No,  estas bebidas no están diseñadas para rehidratar al paciente con diarrea y por el contrario podrían aumentar las evacuaciones. Infinidad de veces se ve entrar al consultorio al niño con diarrea con su Gatorade en la mano y los papás encantados porque ya está tomando Gatorade para prevenir la deshidratación. No se recomiendan estas bebidas ni bebidas azucaradas ya que su alta osmolaridad puede provocar el aumento de la diarrea y por ende la deshidratación.

¿Puedo dar soluciones a base de arroz (Atole de Arroz)?

Si, las soluciones a base de arroz han mostrado efectividad en la reducción  rápida del gasto fecal y permite su hidratación.  La solución se prepara con 50 gramos de harina de arroz comercial en un litro de agua, sometidos a cocción durante diez minutos y reaforando a un litro con agua para reponer la evaporada durante el cocimiento. Si el niño está deshidratado primero hay que hidratarlo con vida suero oral y posteriormente ofrecer el atole de arroz.

 

Alergia a los Alimentos en los Niños

Cualquier alimento puede causar una reacción alérgica, pero el 90% de las alergias alimentarias en niños son causadas por sólo 6 alimentos comidas o grupos de alimentos- leche, huevos, cacahuetes, nueces, soya y trigo. En los adultos, un porcentaje similar de las alergias serias son causadas sólo por  4 alimentos cacahuetes, nueces, pescado y mariscos. Las alergias a las frutas y verduras son mucho menos frecuentes y generalmente menos graves.

 

La leche de vaca

La alergia a la leche de vaca es una de las  más comunes en niños pequeños, probablemente porque es la primera proteína extraña que muchos niños ingieren en cantidades grandes, especialmente si son alimentados con biberón. Si hay una alergia a la leche de vaca, a veces hasta a un bebé alimentado con  leche materna puede tener cólicos o eccema hasta que  la leche y  productos lácteos sean eliminados de la dieta de la madre. Entre 2 y 3 de cada 100 niños menores de 3 años pueden tener síntomas de alergia relacionada con la leche de vaca.

Vomitar después de comer es la forma más común en que un niño muestra una alergia a la leche, pero pueden ocurrir reacciones más graves. Los cólicos, el llanto, y gases a veces puede ser la única manifestación de la alergia a leche de vaca en bebés muy pequeños. Otros síntomas iníciales y más sutiles de la alergia a la leche de vaca a menudo implican la erupción cutánea con prurito (comezón), piel seca o eczema (dermatitis atópica). Por supuesto, el tipo más obvio de la reacción a la leche es cuando el niño bebe leche o come un producto de leche y de inmediato desarrolla problemas de respiración o urticaria. La mayoría de los niños con alergia a la leche de vaca también son alérgicos a la leche de cabra o de oveja, por lo que estos no son buenos sustitutos.

Fórmula a base de soya puede ser adecuada para los niños alérgicos leche pero no siempre, porque algunos que son sensibles a la leche de vaca también son incapaces de tolerar las proteínas de soya. Si su bebé no tolera la leche de soya, el pediatra puede recomendar una fórmula especial a base de proteínas hidrolizadas.

Muchos niños superan alergia a la leche conforme su sistema inmune madura. Si su hijo sólo tiene intolerancia a la lactosa, la leche y productos lácteos puede ser introducido  de nuevo poco a poco en su casa mientras ve los síntomas. En los supermercados, hay productos con contenido variable de reducción de la lactosa del azúcar que ayudan a los niños con intolerancia a la lactosa para poder tener leche en su dieta. Si hay alergia la proteína de la leche de vaca probablemente su pediatra tenga que hacer pruebas alérgicas antes de introducir nuevamente la leche.

Huevos

Los niños que son alérgicos al huevo reaccionan principalmente a la proteína de la clara de huevo. Sin embargo, como la yema del huevo a menudo puede estar contaminada, es más seguro para los niños alérgicos al huevo evitarlo por completo. Por suerte, carne, pescado, productos lácteos, cereales y  legumbres son excelentes fuentes alternativas de proteínas similares, minerales y vitaminas. Si su hijo es alérgico a los huevos, cuidado con los ingredientes de huevo escondidos como una capa a base de huevo en la parte superior de ciertos panes.

Algunas vacunas pueden contener proteína de huevo y se debe evitar o tomar con precaución por las personas con alergia severa al huevo. La vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola se considera segura para las personas con alergia al huevo, pero hable con su médico sobre las vacunas contra la influenza y otras que pueden tener las proteínas del huevo.

 

Los cacahuetes y las nueces

Los cacahuetes son leguminosas, son primos de los chicharos, las habas y los frijoles. Debido a que los cacahuetes y las nueces provienen de familias de plantas diferentes, un niño que es sensible a los cacahuetes, a menudo puede comer nueces, y otros frutos secos sin ningún problema. Sin embargo, es necesario tener precaución ya que los niños alérgicos a los cacahuates, por razones desconocidas, son más propensos también a tener alergia a las nueces.

La mayoría de las personas con una alergia a los cacahuates tolera otras leguminosas como la soya y el frijol, aún cuando a veces las pruebas de piel o de sangre se presenten positivas para estas otras legumbres.

Cacahuates o Maní, aunque por lo general bastante fácil de evitar, a veces pueden aparecer en los alimentos cuando menos se espera. Los cacahuetes son a menudo utilizados para dar volumen a algunos productos alimenticios, tales como caramelos. La mantequilla de cacahuete es a veces utilizada por restaurantes y empresas como un “pegamento” en la preparación de alimentos. Por lo tanto, es imperativo no sólo leer las etiquetas cuidadosamente para asegurarse que los cacahuetes no son ingredientes insospechados en los alimentos comerciales, sino también preguntar y aclarar el contenido de los alimentos que se compran y comen en restaurantes, o en lugares distintos de su propia casa.

La alergia a las nueces, pecanas, almendras, avellanas, etc.  pueden ser tan graves como la alergia al maní, y aplican las mismas advertencias. Un niño puede tener alergia a un solo tipo de nuez, mientras que otro puede tener una alergia a una serie de nueces. Hacer a los cuidadores, maestros, amigos y miembros de la familia conscientes de que su hijo deben evitar estrictamente todos los productos relacionados a las nueces.

Soya

Los bebés alimentados con fórmula de soya, pueden desarrollar una erupción cutánea, secreción nasal, respiración sibilante, diarrea o vómitos como con la alergia a la leche de vaca. Al cambiar a una fórmula de soya, algunos bebés que son alérgicos a la leche de vaca  encuentran que también son alérgicos a la soya. Si este es el caso, el pediatra puede recomendar una fórmula baja en proteínas alergénicas hecho con fórmula hidrolizada o elemental de aminoácidos. Los niños con alergia a la soya, generalmente toleran el aceite de soya, ya que contiene proteínas mínimas. La lecitina de soya es un derivado graso de la soya que es extremadamente baja en proteína de soya y generalmente es tolerada por aquellos con una alergia a la soya.

Trigo y gluten

El arroz y la avena son por lo general los cereales que se dan  por primera vez en la dieta del bebé, ya que tienen menos probabilidades que otros granos para causar problemas de alergia. Si no hay problemas con la avena, el trigo se da a continuación. El trigo es el cereal más asociado con las alergias, pero aún así, sigue siendo una alergia poco común. Esto es bueno porque el trigo se encuentra en una gran cantidad de alimentos.

Hay dos tipos de reacciones alérgicas al trigo. La primera es la alergia clásica a los alimentos, con síntomas tales como urticaria o sibilancia que se producen inmediatamente después de que el niño come un alimento elaborado con trigo. El segundo se llama la enfermedad celíaca. El gluten es una proteína que se encuentra en cereales como el trigo, el centeno y la cebada. En un niño sensible, el gluten daña el revestimiento del intestino delgado e interfiere con la absorción de nutrientes. Este daño puede pasar desapercibido por algún tiempo. Los síntomas típicos de la enfermedad celíaca son: dolor abdominal, diarrea, irritabilidad,  crecimiento y ganancia de peso  lento. La enfermedad celíaca puede manifestarse poco después de que el niño tiene su primer ingesta de cereales, pero en algunos casos, los síntomas son tan leves que la enfermedad puede permancer en un nivel bajo durante años y el diagnóstico no se puede hacer hasta la adolescencia o incluso la edad adulta.

 

Notas de la alergia alimentaria

  • Si su niño tiene síntomas que indican alergia después de recibir un alimento en particular, manténgalo fuera de la dieta y trate  los síntomas con su pediatra.
  • Algunos niños con alergia al huevo o la leche pueden tolerar pequeñas cantidades de leche o huevo, por ejemplo en un pan bien horneado. Sin embargo, otros niños reaccionan a incluso esta pequeña cantidad.
  • Un niño que evita  múltiples alimentos a causa de la alergia, podría estar en riesgo de desnutrición. Hable con su médico, para poder obtener alguna ayuda de expertos acerca de cómo alimentar sabiamente a su hijo que tiene importantes restricciones en la dieta.
  • Su hijo con alergia a los alimentos debe ser capaz de realizar todas las actividades que los demás niños pueden hacer, salvo comer la comida a la que es alérgico.

 

La lactancia materna beneficia el sistema inmune de su bebé

La leche materna proporciona casi todas las proteínas, el azúcar y la grasa que su bebé necesita para estar saludable, y también contiene muchas sustancias que benefician al sistema inmune de su bebé, incluyendo los anticuerpos, factores inmunitarios, las enzimas y las células blancas de la sangre. Estas sustancias protegen al bebé contra una amplia variedad de enfermedades e infecciones, no sólo mientras se está amamantando, también mucho tiempo después de haber sido destetado. La fórmula no puede ofrecer esta protección.

Si le da un resfriado durante la lactancia, por ejemplo, es probable que pase los gérmenes del resfriado  a su bebé, pero los anticuerpos que su cuerpo produce para combatir ese resfriado también se transmite a través de la leche. Estos anticuerpos ayudarán a su bebé combatir a los gérmenes del resfriado con rapidez y eficacia y, posiblemente, evitar el desarrollo del resfriado por completo.

Esta defensa contra las enfermedades que tienen los bebés amamantados disminuye significativamente las probabilidades de sufrir de infecciones de oído, vómitos, diarrea, neumonía, infecciones del tracto urinario, o ciertos tipos de meningitis. Los bebés menores de 1 año de edad quienes reciben lactancia materna exclusiva al menos los primeros cuatro meses, por ejemplo, son menos propensos a ser hospitalizados por una infección del tracto respiratorio inferior, tales como el crup,  bronquiolitis o  neumonía, comparados con los que se alimentan con formulas.

Todos los humanos tienen un gran número de bacterias que normalmente viven en sus intestinos. Algunas de las bacterias desempeñan funciones saludables, y algunos pueden causar enfermedades como la diarrea. La leche materna estimula el crecimiento de las bacterias sanas en el tracto intestinal de los bebés amamantados. Esto se logra mediante la promoción de un ambiente saludable en general y, en parte, a través de sustancias llamadas prebióticos, que se encuentran en la leche humana. Dado que la leche materna estimula el crecimiento de estos “amigos” de cepas de bacterias, otras bacterias como la E. coli, que tienen más probabilidades de causar enfermedad, se inhibe su crecimiento, multiplicación y fijación a la pared del intestino, donde  puede causar la infección. Se ha comprobado que niños alimentados con fórmula tienen tasas mucho más altas de enfermedades diarreicas que pueden requerir visitas al médico o a veces al hospital para recibir líquidos por vía intravenosa.

Lactancia materna y las alergias

La lactancia materna es recomendable por muchas razones. Con respecto a la prevención de alergias, existe alguna evidencia de que la lactancia materna protege a los bebés nacidos a las familias con un historial de alergias, en comparación con aquellos bebés que son alimentados con fórmula a base de leche de una vaca estándar o una fórmula de soya. En estas familias “en riesgo”, los bebés amamantados por lo general tenían un menor riesgo de alergia a la leche, la dermatitis atópica y asma a edades tempranas, si es que fueron exclusivamente amamantados durante al menos cuatro meses. Se presume que los componentes inmunológicos de la leche materna protegen contra esas enfermedades alérgicas. A pesar de los beneficios a largo plazo de la lactancia materna sobre las alergias sigue sin estar claro y los estudios no han evaluado cuidadosamente el impacto en las familias sin antecedentes de alergia, la lactancia materna exclusiva se recomienda como la alimentación de elección para todos los niños.

Otras Enfermedades

La transferencia de los anticuerpos de la leche humana y otras sustancias inmunológicas también pueden explicar por qué los niños que se amamantan durante más de seis meses son menos propensos a desarrollar leucemia y  linfomas comparados con los que reciben leche de fórmula. Además, los estudios han demostrado una reducción del 36% (algunos estudios muestran que esta reducción puede ser tan alta como 50%) en el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante en los bebés que se alimentan con seno materno en comparación con los que no. Investigaciones recientes indican incluso que los niños amamantados tienen menos probabilidades de ser obesos en la adolescencia y la adultez. También son menos vulnerables a desarrollar diabetes tipo 1 y tipo 2.

Recomendaciones sobre ablactación

 

Patrón de ablactaclón recomendado

 

Edad AlimentoSelección y preparaciónFrecuencia
0-4 o  6 meses

(0-17 ó 25 semanas)

Leche humana y/o fórmulas lácteas El número de tomas y cantidad por toma, de acuerdo con el desarrollo
A partir de los 4 ó 6 (semana 18 ó 27)Frutas (pera, manzana, durazno, plátano, papaya, mango, ciruela)Purés de frutas frescas y de verduras cocidas; rallados con cucharaAl inicio, 1 vez al día por 3 ó 4 días

Después 1-2 veces al día

 Verduras (calabacita, chayote, zanahoria, chicharo) Tubérculos (papa, camote) Cereales cocidos

(arroz, avena, maíz)

Cocidos y en purésAl inicio, 1 vez al día por 3 ó 4 días

Después 2-3 veces al día

A partir de los 6 a 7 mesesLeguminosas (fríjol, haba, lenteja) carnes (pollo, pavo, ternera, res) y yema de huevo, tortilla. Demás verduras y frutasCocidos y coladosAl inicio, 1 vez al día por 3 ó 4 días

Después 1-2 veces al día

A partir de 8 a 12 meses

 

Derivados de trigo (pan, galletas huevo entero y pescado.Picados y en trocitosAl inicio, 1 vez al día por 3 ó 4 días

Después 1-2 veces al día

Después de los 12 mesesIncorporación a la dieta familiar  

*evitar el consumo de los siguientes alimentos hasta después del año de edad: Leche entera de vaca y derivados, oleaginosas (semillas como cacahuate, nuez, pistache), moras (fresa, zarzamora). kiwi, mariscos, chocolate, condimentos, aditivos y chile.

Recomendaciones para aumentar el valor de los alimentos

  • Las verduras se deben poner a cocer una vez que el agua esté en ebullición, para evitar la pérdida de vitaminas hidrosolubles. También se recomienda utilizar el caldo de cocimiento o el cocimiento al vapor.
  • Los alimentos fritos, capeados y empanizados, no obstante se les retire el exceso de grasa, absorben la mayor cantidad de ésta por lo que debe recurrirse a ellos sólo por excepción.
  • Se recomiendan las preparaciones que contengan cereales y leguminosas, pues de esta forma se aumenta el valor de  la proteína que contienen ambos grupos.
  • Una práctica común es dar el caldo de las leguminosas, lo cual no debe hacerse porque contiene azúcares que causan meteorismo, distensión abdominal y cólicos. Para evitarlo debe desecharse el agua de remojo y del primer cocimiento y sólo ofrecer la leguminosa.
  • El niño puede recibir alimentos condimentados después que se incorpora a la dieta familiar. Estos aditivos deben agregarse en pequeñas cantidades para potenciar el sabor de los alimentos y evitar crear tolerancia, que a la larga condiciona a consumirlos en grandes cantidades.

 

Recomendaciones para una correcta ablactación

  • Nunca deberá alimentarse al niño en posición acostada. Se recomienda hacerla semisentado o sentado.
  • No utilizar biberones con émbolos inyectores debido a que alteran el ritmo de deglución.
  • Dar los alimentos por separado, para favorecer la identificación del sabor, textura, color, etc. Ofrecer primero el alimento semisólido o sólido y después la leche.
  • No agregar otro alimento ala leche que se da en el biberón
  • Cuando se introduzcan liquidos diferentes a la leche darlos en taza.
  • El inicio de la alimentación con productos de mayor consistencia dependerá de la función de los dientes. Para pasar de alimentos en puré a picados se requerirá que al niño le hayan brotado, cuando menos, cuatro piezas dentarias (dos superiores y dos inferiores).
  • El Inicio de la alimentación con productos dulces conviene hacerlo con alimentos naturales.
  • Promover que la presentación de los alimentos sea atractiva para incitarlo a comérselos y no a rechazarlos.
  • Es importante identificar las señales de saciedad de cada niño y no forzarlo a la ingestión extra de alimentos no deseados. La alimentación debe satisfacer el apetito del niño, no las expectativas de la madre.
  • Los niños requieren raciones pequeñas de alimento varias veces al día.
  • Los horarios de alimentación deben establecerse para satisfacer las necesidades del niño. A partir de los seis meses de edad tres comidas principales con un Intervalo de cuatro horas entre una y otra, y dos colaciones.
  • Favorecer la autoalimentación con la mano y después con utensilios, a partir del año de edad.
  • No castigar o premiar al niño dándole o restringiéndole el consumo de alimentos favorece malos hábitos de alimentación.